Tag Archives: Limpiar el Karma

Dejar de Reencarnar (o No Ir Hacia la Luz al Morir)

No Ir Hacia La Luz al Morir - www.vueloalalibertad.comDejar de Reencarnar, liberarse de la rueda de las reencarnaciones, siempre ha sido una aspiración espiritual, pero las teorías sobre cómo hacerlo no parecen ser muy efectivas, a pesar de las buenas intenciones −por lo menos aparentes− que las sustentan, porque: ¿Dónde podemos encontrar entre más de 7.000 millones esos maestros e iluminados que nos muestren que así es…?

Por ello, ¿por qué no hacernos esa pregunta clave y desafiante que es “y si…”, esa que nos permite poder imaginar otras posibilidades? Continue reading

No volver a encarnar, otra vez…

Hay muchas personas muy felices con este volver y volver otra vez a renacer, dicen que no es así, que quieren evolucionar para liberarse, pero por lo bajito en realidad saben que no, que se lo pasan demasiado bien, por lo menos por el momento, o tienen demasiado miedo… Pero hay quién no lo siente, ve o entiende así y, realmente y de verdad, no quieren volver a encarnar. Esta pregunta me la hacía un persona en un correo:

¿Si limpias tu pasado y estás desapegado de todo lo que hay en este plano ya no reencarnas más no? Y esta búsqueda a la que me dedico desde hace años va entorno a esa necesidad, no intento tapar parches en esta existencia, simplemente no tener que volver más.

Al leer estas líneas he pensado escribir esta entrada porque quizás sea bueno aclarar algunos puntos. Continue reading

Meditación Caminando

Os dejo una explicación en audio de un ejercicio de meditación para practicar caminando, mientras te trasladas a trabajar o para hacer cualquier otra cosa. No requiere que sea paseando, sólo prestar atención y puede llegar a sorprenderte por su sencillez y efectividad.

Lo curioso es que descubrí por mi mismo este ejercicio hace más quince años, pero posteriormente supe que Thich Nhat Hanh, del que hablo en este audio y que me inspiró para este ejercicio, precisamente habla de él y tiene una página web dedicado al mismo. Continue reading

Ejercicio de Recapitulación (2/2)

Hoy publico la continuación a la entrada de ayer que hice a modo de Introducción, ahora os incluyo el ejercicio propiamente dicho.

Cómo hacer el ejercicio de Recapitulación

        1. Durante 21 días apunta cada día 10 acontecimientos felices de tu pasado (son 21 días seguidos, sin interrupciones o descansos).
        2. Una vez hecho esto durante otros 21 días seguidos releer por orden las experiencias registradas en los 21 días anteriores, día por día. Esto es, el día 22 lees lo que apuntaste el primer día, y así de seguido.

Detalles para registrar las experiencias

Cada cual lo puede hacer como mejor le parezca, ya sea en un cuaderno o en ordenador; si tienes que gastar tiempo en transporte público, y quieres aprovechar el tiempo, tal vez el cuaderno sea más útil, pero si utilizas este recurso debes dejar bastante espacio entre cada experiencia que registres (ya te explicaré más adelante por qué). Si lo haces en el ordenador es más fácil y te recomiendo que si utilizas Word aproveches la opción de “Ver” en “Bloc de notas”, así puedes diferenciar en pestañas cada día.

Método de Trabajo

Para situarte mentalmente y emocionalmente de forma correcta debes tener cierto aislamiento de tu entorno, nada especial, puedes ir en transporte público o estar en el salón de tu casa mientras alguien más ve la televisión, lo único que tendrás que hacer es ponerte unos auriculares para escuchar una música adecuada que te permita ese mínimo aislamiento, centrarte el ejercicio y conectarte con algo amable. Te recomiendo música sin letras que te distraigan,  para que te hagas una idea algo tipo Chill Out o similar (si no tienes música adecuada mira en el blog de Tekiu, algunas de sus recopilaciones son perfectas, porque duran en torno a una hora y te las puedes bajar gratuitamente).

Una vez con tu cuaderno o tu ordenador y aislado lo suficientemente de tu entorno, deja que tu mente se vaya ella sola al primer recuerdo de tu pasado que sepas que fue feliz, aunque emocionalmente todavía no lo sientas, acepta el primero que te llegue, no lo cuestiones y escribe lo primero que se te ocurra sobre él, unas pocas líneas, algo que lo describa, no tiene que ser muy largo, pero si suficiente para centrar la atención en ello y en ciertos detalles de ese recuero, algo que centre tu mente. Una vez hecho esto, reléelo intentando intégrate en este recuerdo. Intenta recordar desde dentro ese recuerdo, no desde la distancia del observador, sino de cómo era entonces: Intenta sentir lo que sentías entonces, la temperatura del lugar, la sensación de tu cuerpo, intenta recordar el ruido o los sonidos, mira con los ojos que mirabas… Como se dice: Siente lo que sentías, mira lo que mirabas, escucha lo que escuchabas… En realidad estás haciendo un ejercicio de autoregresión.

Es muy probable que para centrarte mejor debas, después de releerlo, detenerte y cerrar los ojos, hazlo y al mismo tiempo que lo haces, que revives todo eso con esa intensidad y cuando seas capaz de sonreír de forma natural y con placer, en ese mismo momento y no antes, crea un anclaje físico (*) fácil de realizar y recordar, márcalo bien.

Hecho esto sal de ese espacio mental y emocional tomando una respiración profunda, distráete mirando a tu alrededor unos segundos, muévete un poco incluso, y después vuelve a leer justo lo que acabas de escribir al mismo tiempo que desencadenas tu anclaje. Si crees en ese momento necesario añadir algo más al texto, hazlo o déjalo tal cual si crees que refleja bien ese recuerdo y lo que sientes. En ese momento, con esa sensación positivo, muy probablemente te llegará otro recuerdo, entonces repite el proceso anterior. Si no te llega nada deja vagar tu mente y lo primero que te llegue de tu pasado es el siguiente punto sobre el que trabajar.

Por otra parte, según vayas recopilando experiencias, te empezarán a llegar ideas, a darte cuenta de cosas no ya relacionadas con dichas experiencias, sino en relación a cómo las has vivido, a las personas con las que las has vivido, a muchas cosas que antes no te habías planteado… Empezarás a tener destellos de comprensión sobre cosas que antes no te habías parado a pensar, empezarás a comprender ciertas cosas que seguramente ya sabes pero lo harás a otro nivel más profundo, también será como si al re-descubrir esas partes de ti, también recuperaras otros conocimientos, o incluso puedas descubrir cosas que se habías pasando por alto… Escribe todas ellas, anota todo lo que te llegue a la cabeza, no confíes en tu memoria, sólo lo vas a leer tú.

Repetición

Una vez cumplidos los 21 días de recopilación hay que volver al primer día. Vuelves a leer despacio experiencia por experiencia situándote dentro de ellas, no te limites a pasar los ojos sobre ellas, vuélvete a aislar para hacerlo, desencadena tu anclaje al mismo tiempo que lees y seguramente te empezarán a llegar más detalles, anótalos en ese espacio que indiqué debía dejarse en blanco entre experiencia y experiencia e intenta comprender, al final de cada día, qué te estaban diciendo todas esas experiencias, mira si tienen una relación entre ellas y si es así anótalo al final del día. A veces se dan patrones en lo que nos ha aparecido en un día determinado.

Antes de que llegues al final de esta repetición habrás comprendido y aprendido muchas cosas a las que sería bueno, si así lo decides, que dedicarás un apartado especial al final del todo de la Recapitulación, un apartado “Resumen”.

Una vez terminado este segundo repaso hazlo si quieres otra vez, según lo sientas, pero por lo menos ten a mano este documento y reléelo de vez en cuando, o cada vez que sientas que empiezas a entrar en alguna zona emocional sombría.

Resultados

Sin lugar a dudas, entre la primera a la segunda semana máximo de hacer esta Recapitulación te habrás sorprendido sonriendo con mucha más frecuencia al releer tus experiencias, y cuando a lo largo del día te encuentres en situaciones que te lleven a fruncir el ceño o apretar los dientes prueba a desencadenar tu anclaje… Si has hecho todo correctamente notarás automáticamente como la tensión se alivia y, aunque no lo quieras, sonreirás.

Sonreír de esa forma es estar en esa felicidad que te recomiendan debes estar, pero que no te dicen cómo debes alcanzar cuando te sientes en un hoyo, aparte de forzarla, pero cuando lo haces así, aunque puedas sentirte mejor, sabes que no es real… Yo te he dado un método que hace que eso sea fácil y que, además, que sabes que es real porque te conecta con aspectos felices de tu pasado y te devolverá muchos recuerdos maravillosos perdidos, te reconciliará con muchas cosas de tu pasado, además de impulsar tu evolución…

Algunos detalles más sobre las experiencias que aparecen en la Recapitulación

Hay muchas experiencias que no nos atrevemos a recordar porque son el recuerdo de cosas que luego fueron mal, y otras no queremos recordar porque son cuestiones que fueron desagradables. No me voy a repetir porque hablé de ello ayer, repásalo porque es clave.

Quiero destacar algo importante: A menos que hayas trabajado sobre tus experiencias pasadas estas siguen existiendo en algún espacio energético, y en ese espacio siguen tan vivas como cuando sucedieron. Ten por seguro que, si no trabajas sobre ellas y las integras a través de este ejercicio u otro, el día que dejes este mundo volverás a vivirlas con la intensidad de aquél momento, y esto es muy importante porque configuraran tus programas y órdenes para una próxima existencia (mira mi explicación sobre el Karma esotérico).

Si fue una experiencia que deseas y quieres volver a vivir y experimentar en otra vida, será bueno este ejercicio, porque te ayudará a depurarla, y si fue dolorosa o simplemente la quieres dejar atrás −al vaciarla de su contenido energético− te reconciliarás con ella y la dejarás partir.

Añadiría una cosa más… Puedo asegurarte que te será mucho más útil para ti y tu evolución si has procesado y asimilado dichas experiencias antes de ese momento, así y tal como decía Castaneda, serás un ser impecable y podrás evitar ser devorado por El Águila, esa entidad que se alimenta de nuestras vivencias y emociones.

Espero que tengas el suficiente compromiso con tu propia felicidad para que lo intentes porque no sólo funciona, sino que termina siendo una aventura maravillosa.

______________________

(*) Definición de anclaje: Es una asociación que se crea entre un estimulo físico o sensorial especifico (por ejemplo empuñar la mano, apretarse un dedo especifico, etc.), con los pensamientos, las ideas, las sensaciones cinestésicas o los estados emocionales que se están invocando, es decir, tener un pensamiento o estado mental especifico y asociarlos con ese estímulo determinado.

En otras palabras: Cuando estés en la sensación de plenitud de ese momento, de esa felicidad, por ejemplo aprieta tu pulgar contra tu dedo indice, como frotándolo, y mantén ese roce mientras estás situado en esa emoción. Así, cada vez que hagas ese mismo movimiento, la emoción asociada al mismo aparecerá, eso es anclar una sensación o emoción.

Ejercicio de Recapitulación – Introducción (1/2)

Hoy, a fin de que no sea demasiado largo, publico esta entrada a modo de Introducción, mañana publicaré la continuación

El ejercicio de la Recapitulación ha sido recomendado con este nombre por muchas personas de reconocido prestigio, pero el que os propongo es de factura propia, lo diseñé sobre la base de rescatar los momentos del pasado que se nos han perdido, pero especialmente los momentos buenos y, de su mano, reconciliarnos con ese pasado, ponernos en paz con él.

Este ejercicio tiene dos finalidades:

1. Alcanzar un estado de felicidad inconsciente  y perdurable cambiando la energía habitual que generamos.

2. Eliminar los contenidos energéticos de las experiencias del pasado.

1. Alcanzar un estado de felicidad inconsciente cambiando la energía habitual que generamos.

Creo firmemente, como dijo alguien una vez, que si el ser humano puede ser bueno sólo puede serlo cuando es feliz, y se trata de buscar ser más feliz, sea cual sea la felicidad que cada cual busque, porque sólo puedes entregar aquello que tienes o lo llevas dentro, nada más, por tanto: ¿Qué puede ofrecer al mundo un ser infeliz?

Continue reading