Entender la Muerte, Entender la Vida (2/2)

Una vez que entendemos lo que supone la muerte, las cargas que en ese momento hemos echado sobre nuestra vida actual, sin tener ni la más remota idea de lo que estábamos haciendo, entonces podemos empezar a entender la vida, nuestra vida actual.

Teniendo por supuesto en cuenta que no sólo cuenta la vida pasada, sino todas las que fuimos experimentando, porque hay cosas que vienen de muy lejos, de hace mucho tiempo y todas ellas, al no haberse superado unas y al no haberse sanado otras siguen activas, aunque no seamos conscientes de ello.

Cuando llegas a comprender esto, desde una forma profunda y no sólo a nivel intelectual, todo cambia. Antes podías considerar como propio algo de sientes como importante, una vez que te das cuenta empiezas a comprender que, muy posiblemente, no sea algo realmente que te pertenezca o a lo que pertenezcas, puede ser algo que arrastras inconscientemente y que, si conocieras su origen, no harías otra cosa que abandonarlo.

Por si esto no fuera poco, también tienes todos los programas que te implantan desde el mismo momento de empezar tu crecimiento en el vientre materno, así como las interferencias tanto materiales como energéticas (de las que hablamos en otro vídeo), sin olvidar las creencias que adoptas como reales cuando, en realidad, no hay pruebas de ello y, a veces, no resisten siquiera la menor y más leve reflexión.

Cuando eres consciente de ello,, cuando terminas por aceptarlo, porque no es fácil, no es un proceso placentero sino más bien desgarrador, las cosas cambian. Al principio, es un poco desolador, tienes la sensación de haberte quedado sin nada, pero poco a poco algo en tu interior se va centrando, equilibrando, y vas descubriendo que le das a las cosas una medida diferente, eso es empezar a iluminar tu oscuridad interior, y de ella emergerá un conocimiento diferente.

Lo curioso es que no es un conocimiento triste, frío, distante, como si estuviera allá muy perdido entre las nubes, tal nos cuentan se supone deben de ser los seres elevados que parecen seres etéreos, con esa mirada que adoptan muchos que presumen de esa condición, sino que la existencia se vive con más presencia, con más intensidad… No significa que los problemas desaparezcan, no, para nada, pero es como si al desprenderte de cosas que sólo servían para distraerte, pudieras centrarte más en las cosas que realmente son esenciales e importantes.

Espero que os guste.

 

 

 

3 thoughts on “Entender la Muerte, Entender la Vida (2/2)

  1. babbage

    Desde luego es una gran ayuda lograr conocer y comprender desde el interior (que no es lo mismo que creer) el hecho de que uno no es responsable directo (a modo consciente) y a veces ni si quiera indirectamente, de la mayoría de problemas y males que le acechan (lo siento por aquellos que creen en el karma tradicional o como lo llaméis), entonces uno deja de sentirse culpable aunque no te quite de los errores y las desgracias. Todos cometemos errores, pero como dicen en el tenis, existen los errores forzados y los errores no forzados. Y apenas creo en los errores no forzados, mientras que los forzados son el pan de cada día, están forzados por limitaciones físicas o psicológicas inconscientes, causas externas, provocaciones ajenas o emociones y arrebatos inconscientes que cuando alguno piensa en frío puede decir ¿cómo he podido decir o hacer tal cosa si ni siquiera estoy de acuerdo con ello?

    En el otro polo, están los deseos, inquietudes y pasiones, en esto también hace mella, y puede que a muchos no les guste la idea, porque comprender que estás aquí sin un libre albedrío real y completo, le quita el jugo a todo. Lo bueno es que si lo piensas bien, te quita la presión, y todos sabemos que siguiendo la metáfora del tenis o cualquier otro deporte se juega mejor sin presión, sin expectativas, aunque igualmente puedes acabar perdiendo. En otras palabras esto permite un plus de ventaja en el juego de la vida, aunque te quite la emoción de la competición, ganas ventaja en efectividad y otros aspectos, lo cual no quita que tu rival te siga machacando porque juega con trampas y artimañas, pero al menos te defiendes mejor cuando conoces esas trampas y te quitas la presión de querer ganar y no querer sentirte inútil por perder, porque sabes que no es tu culpa y has jugado lo mejor que sabes, sabes que ganarías si el otro no hiciera trampas, así que si todos tus errores son forzados ¿qué te vas a reprochar? Pero no es ahí dónde está el tomate, el punto fuerte es que al quitarle importancia a cosas que aunque desees sabes que realmente no van contigo, estás abriendo la puerta a liberarte de esos deseos que al final son los que te mantendrán en el juego. Como dice Miguel en el video, da igual lo que hagas, siguiendo en la metáfora el deseo de ganar, pasar de ronda y conseguir puntos imposibles no te lo va a quitar nadie, ni comprendiendo que el juego está amañado, así que sólo puedes aceptar tus deseos y observarlos, pero si puede ser desde lejos, ahora, comprendiendo esto, sin presión y sin expectativas, ya sólo te queda intentar defenderte y disfrutar del partido lo que puedas, si es que puedes, porque a pesar de todo siempre es posible conectar algunos puntos ganadores durante el partido.

    Eso no se hace con un simple ejercicio de lectura y entendimiento, sino que debe comprobarse internamente, es un ejercicio de autoanálisis y autocomprensión trascendental, como decía no creo que baste con creerlo o entenderlo, hay que interiorizarlo como una verdad asimilada. Cuando lo haces, tu vida seguirá siendo exactamente igual, no te vas a iluminar, pero te cambiará por completo en algunos aspectos, te habrás quitado un peso de encima, y lo más relevante es que dejarán de importarte muchas cosas que antes te importaban, perderás la pasión en algunos aspectos de la vida. Creo que para muchos que lean esto les parecerá triste y negativo, pero para mí es más triste la esperanza de una mentira inalcanzable. Esto tal vez te haga sentir cierto vacío, pero al mismo tiempo te deja un hueco libre enorme para otras cosas que pueden ser muy útiles.

    Reply
    1. vueloalalibertad Post author

      Has reflejado al cien por cien lo que pienso, no le pondría o quitaría una coma, y sólo haría una reflexión sobre una palabra que has incluido: Iluminar… Iluminacion.

      ¿Y si la iluminación sólo fuera ser consciente en todo momento y a cada momento de lo que express con tus palabras y, a la hora de partir, ese sentir fuera el que te guiara, el que “iluminara” tu camino, y no esa luz que toman de tu energía, de tu dolor, de tu inconsciencia…? ¿Y si esa fuera toda la iluminación necesaria para escapar y liberarte, y no aquella que siempre nos venden de personas que andaron sobre las aguas, hicieron milagros pero que siempre existieron en un pasado, y si esa creencia en esa iluminación sólo fuera otro cuento de hadas condicionante?

      Yo no lo puedo afirmar, pero es una pregunta que viene desde hace mucho conmigo.

      Reply
  2. Aalma

    No quería dejar para más tarde agradecerte que hables con tanta claridad y franqueza de algo tan dellicado.

    Me gustaria seguir investigando tras algunas pistas. y hacerlo ahora durante la vida, es una gran oportunidad, a pesar del tic-tac continuo, ya que parece un momento más adecuado que no esperar a cavilaciones al final en el momento de irnos.
    Siento la gran importancia del ahora, de cada aliento. y suceso.
    Ojalá que muchos puedan apreciar todo esto y puedan poner en practica y probarse que se puede alcanzar un mejor vivir interno, más confortable a la vez que externamente puedan mejorar más las circunstancias, con la certeza de que no estamos aqui´ para ser héroes, ni pasar pruebas, o pagar cuentas, ni ir de salvadores, pero si con la certeza cada vez más firme de Quienes Somos.

    Como siempre Muchas gracias¡¡¡

    Hablas de la pelicula Samsara, recuerdo que la vi hace tiempo , es muy buena para que cada cual saque conclusiones.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *