Entender la Muerte, Entender la Vida (1/2)

Entender la Muerte, Entender la VidaLa muerte y la vida están entrelazadas, la muerte da origen a la vida, y la vida da origen a la muerte, pero no creo que se entienda bien lo que ello supone: Toda tu vida es lo que te llevas al momento de muerte, y en él, con la revisión de esa existencia que has dejado, proyectas el nuevo material para una nueva vida. Dicho así puede parecer muy simple, pero no tanto, se toma demasiado a la ligera…

En el momento de muerte revisas tu existencia e interpretas lo que crees te ha sucedido, pero no es una interpretación verdadera porque te falta mucha información, la primera es que si la vida que has dejado era el producto de otra vida, ¿cómo fue esa otra vida? ¿Qué condicionamientos, programas, creencias, deseos y un largo etcétera te trajiste de ella para que, llegado a esta última, la vivieras como las ha vivido?

Sin conocer todo eso, ¿cómo puedes hacer una valoración real de lo que ha sucedido…? Pero lo ignoras, y con todo y con eso generas un nuevo material para la siguiente vida que, igualmente, se revestirá de ignorancia.

Es un ciclo interminable donde se acumulan errores, traumas, dolores y, también, programas, condicionamientos, creencias de todo orden pero raramente verdaderas y, por si fuera poco, olvidas, y estate seguro de ello: Lo que olvidas y como si no lo conocieras, como si jamás lo hubieses aprendido… Por ello y por todo ello, si no entiendes la muerte, lo que ahí sucede, no puedes entender la vida, o como digo, vivir tu vida con entendimiento, ni, por supuesto, llegar a tu próxima muerte con entendimiento y, tal como decía Castenada, estarás de nuevo preso del “Pico del Águila”.

Hay quien ingenuamente cree, o se esfuerza en creer, que el momento de muerte es un momento de iluminación, y para ello te habla de historias indemostrables de místicos, o de los casos de ECM (Experiencias Cercanas a la Muerte), pero nadie, ni durante ni después, de esas experiencias tiene un conocimiento más certero de nada, sólo ha tenido una vivencia que ha interpretado con la información que tiene, como cuando morimos interpretamos nuestras experiencias pasadas y lo que entonces nos sucede con el desconocimiento que tenemos… Medimos con la vara que tenemos, lo cual no significa que esa vara sea la correcta.

Sí, sí… Ya sé que es muy hermoso, que duda cabe, y ya sé lo que os gustan las cosas hermosas y bonitas (luego os quejáis de que el mundo está centrado en lo superficial y lo criticáis, pero participáis en ese juego constantemente, y hasta desesperadamente), sé bien lo luminosos y amorosos que son los seres que ahí aparecen, ¿pero sabemos realmente qué son? Desde luego el que vive la ECM no lo sabe, sólo interpreta, y no adquiere un conocimiento tangible y demostrable superior, sólo lo cree. ¿Que le cambia la vida? Bien, a mi y a otros muchos nos han cambiado la vida experiencias muy intensas sin necesidad de una ECM, no es nada fuera de lo normal, así que pongámoslo en su sitio: Una experiencia de intensidad lo suficientemente alta como para marcarnos, pero no para darnos un saber superior… Porque el saber se debe poder demostrar, y ahí no se puede demostrar nada.

Para que se entienda lo que quiero decir: ¿Recordáis el artículo Hemos Evolucionado… ¿Seguro?donde hablaba de esas personas que tras un traumatismo craneal despiertan con unas capacidades muy superiores y diferentes a las normales, imposibles realmente, pero ahí están, demostrables…? A eso me refiero. Y si a mí me dieran a elegir entre una ECM y un traumatismo craneal que rompiera el limitador insertado en mi interior que me impide acceder a esas capacidades, tengo muy claro qué elegiría. Lo uno sería una interpretación, lo segundo sería algo tangible.

Este artículo y vídeo se ha realizado a raíz de un comentario muy desafiante para mí (que agradezco enormemente), y en ellos trato de responde al mismo. He creído entender que detrás de sus palabras se pregunta sobre la muerte y de la vida, espero haber acertado en mi interpretación, pero es lo que sucede con las interpretaciones, uno nunca está seguro de que seas ciertas 😉

Enlaces Relacionados:

¿Existe El Plan de tu Alma? Parte 1: Programación de la Vida

Despertar… Darse cuenta… ¿Por qué sucede?

Descripción de un encuentro con un ser de luz (al final del capítulo): Desde el Otro Plano – Capítulo 4

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *