Tras lo Esencial y Verdadero

Tras lo esencial y verdadero - www.vueloalalibertad.comEn “Meditaciones Metafísicas”, René Descartes dice: “… Tendré sumo cuidado en no dar crédito a ninguna falsedad, y dispondré tan bien mi espíritu contra las malas artes de ese gran engañador que, por muy poderoso y astuto que sea, nunca podrá imponerme nada.

Pero un designio tal es arduo y penoso, y cierta desidia me arrastra insensiblemente hacia mi manera ordinaria de vivir; y, como un esclavo que goza en sueños de una libertad imaginaria, en cuanto empieza a sospechar que su libertad no es sino un sueño, teme despertar y conspira con esas gratas ilusiones para gozar más largamente de su engaño, así yo recaigo insensiblemente en mis antiguas opiniones, y temo salir de mi modorra, por miedo a que las trabajosas vigilias que habrían de suceder a la tranquilidad de mi reposo, en vez de procurarme alguna luz para conocer la verdad…” (texto aportado por Matías en el comentario a Obsesiones e Interferencias Interiores).

Al leer este texto, al tiempo que sucedían cosas importantes en el mundo, una vez más me asaltó esa incómoda sensación que tengo a menudo, me recordaba que todo termina siendo más allá de una ilusión, un engaño. Y un engaño no se hace gratuitamente, se hace para obtener un beneficio del engañado.

La libertad, las verdades que nos venden en todas las áreas de la existencia, desde las más materiales a las más espirituales, desde qué hay que hacer para tener éxito hasta qué es necesario para alcanzar la iluminación, dándole a todo una apariencia de grandeza, de bondad, de… De tantas cosas cosas que de esa forma nos con-formanpero que nunca realmente son la verdad, como mucho sólo algo a medias, o inaplicable más que bajo unos parámetros muy especiales. Como digo muchas veces, un cinco por ciento de verdad mezclado con un noventa por ciento de mentira, el viejo sistema de manipulación de des-información de los servicios secretos o, como se llaman a sí mismos, inteligencia… ¡Que gran verdad! A veces parecen los únicos realmente inteligentes. En ciertos casos no es un cinco, sino incluso como he dicho anteriormente un noventa y cinco, pero el cinco de mentira restante es tan clave que es lo mismo da que todo fuera una mentira. Otras veces son mentiras puras y duras, repetidas tanto que terminan por ser consideradas verdad.

Hay algo que comento en este vídeo, y es que frente a una información del orden que sea que te llega, debes hacerte dos preguntas: Primera, ¿esta información es esencial para mí?, y, segunda, ¿es verdad? La primera es importante porque mucha veces tomas información que realmente no es relevante y desprecias otra que sí lo es, simplemente porque algunas cosas son complejas o desagradables de abordar, señal quizás de que no queremos salir de la zona de confort y hacer ese esfuerzo , quizás a veces sólo reconocer una verdad desagradable, y no es porque eso no sea importante; mientras que las que son bonitas y fáciles invitan más a su aceptación. La segunda es clave, porque hay tanta falsedad disfrazada de amable verdad, declamada por tantos “creditados” expertos del campo que sea, que eso termina llevándonos tarde o temprano, siempre, a un mal destino.

Efectivamente, es fácil como decía Descartes caer en las antiguas opiniones, es duro el trabajo de salir de la modorra, del confort de las ideas consoladoras o alimentadoras del ego, o que nos protegen del caos del mundo, ese caos que asusta, aterra incluso como decía Ortega y Gasset, aunque no queramos reconocerlo y nos rodeemos de falsas certitudes, como el gato que si no te mira es que no existes, o el avestruz que esconde la cabeza… Pero es la única forma de alcanzar una luz que te permita −tal vez− llegar a conocer, además de lo que es esencial, lo que es verdadero.

 

Enlace relacionado:

Tomando Consciencia Más Allá de lo Aparente (1)

One thought on “Tras lo Esencial y Verdadero

  1. Soul

    “La verdad es una mujer”, escribió Nietzsche, en referencia a los filósofos, que mucho bla bla bla sesudo pero luego no se comen una rosca 🙂

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *