¿Qué es lo que queremos? (1) – Hablando de lo que queremos en la vida


Quiero hoy abordar la cuestión de la Felicidad, la Libertad y de su relación con nuestra Existencia, pero me tomará algunos capítulos expresar todo lo que quiero decir. A través de ellos recorreré distintos puntos quizás comunes a todos, y quizás hable de cosas que todos sabemos pero que puede 
venir bien recordar, o quizás no. 

Sea como sea, espero que os guste.

_______________________________

La búsqueda del sentido de nuestra vida - www.vueloalalibertad.com

Cuando se trata de lograr algo en la vida hay un principio en el que parece que todo el mundo está de acuerdo: “Saber lo que queremos”.

¿Simple, verdad? Pero esto que parece tan sencillo dicho así, en realidad generalmente es todo un problema, porque, además de la cantidad de variables a manejar, a poco que te pares a reflexionar en vez de aclarar enturbia.

Evidentemente alguno puede decir que el sabe perfectamente lo que quiere, y puede, pero… Quizás no tanto, porque muchas veces lo que “creemos saber” que queremos no lo es, en realidad es sólo lo que “creemos” que queremos.

Hablando de lo que queremos en la vida

¿Qué nos dicen la mayoría de las investigaciones, libros y demás…? Que lo que queremos es la Felicidad. Buen punto, y es cierto, pero como objetivo en la vida a poco que lo pensemos resulta algo difuso, ¿o no? ¿Felicidad cómo y de qué manera? Porque es evidente que para cada cual la Felicidad reviste sus propias formas, cada uno es Feliz de una forma distinta, pero tener como objetivo la Felicidad no resulta eficaz porque, además, la Felicidad es más un resultado de un estado determinado que algo en sí mismo… Hace falta un paso intermedio, algo más tangible.

Para muchos el paso intermedio está claro: Dinero, eso sí que es algo tangible, y cuanto más mejor. La verdad es que no se les puede quitar la razón, el dinero como dijo alguien no compra la felicidad, pero ayuda a comprarla a quienes la fabrican, calma mucho los nervios… No obstante, cuando nos ponemos a la búsqueda del dinero también hay problemas. Si Felicidad como objetivo era difuso, Dinero como objetivo es confuso: ¿Qué es mejor hacer para lograrlo, aunque sea en un cantidad suficiente, no digamos ya abundante? ¿Cómo? ¿Dónde? ¿De qué manera? ¿Esforzarse mucho? Cuando ves demasiada gente que se ha esforzado mucho para bien poco, te hace dudar, y más cuando lo contrario es cierto demasiadas veces. ¿Estudiar mucho para saber más y poder hacer más y así poder ganar más cuando también ves que eso no garantiza nada, que muchos con poco conocimiento −a veces auténticos patanes− logran más que otros llenos de estudios? Hummm… Confuso.

Si de lo que se trata es de tener un objetivo claro no vamos por buen camino, porque si sólo tomamos la decisión en base a lo razonable −a lo que nos señalan o consideramos como lógico y que debemos hacer− lo más seguro es que eso no movilice la energía necesaria para hacer ese esfuerzo de más, ese plus de más que marca la diferencia entre lograr o no resultados; esa energía que permite tanto intensidad sin esfuerzo, o apenas, como ese destello de inspiración de quien está tan inmerso en su objetivo que literalmente lo respira, o le da la capacidad de ver donde los demás sólo miran y levantarse cada día con ganas de más, pase lo que pase.

Si de lo que se trata es de tener un objetivo claro en búsqueda de esa Felicidad, que no deja de ser más que una emoción, pero una emoción muy necesaria, hace falta algo que no sea difuso ni confuso, por eso decía que eso de que “saber lo que queremos” no ayuda, y no ayuda porque nos han educado no para saber realmente lo queremos hacer, sino para saber lo que queremos tener… Cuando alguien dice que sabe lo que quiere normalmente se refiere a lo que quiere tener, no a lo que quiere hacer. Y no vale decir que lo que quiere hacer es comprarse un casa… Eso sigue siendo querer tener.

Y es que hemos asociado, nos han hecho asociar, la felicidad con la posesión. Y no deja de ser cierto, demasiado cierto que van asociadas, pero incluso así es una verdad a medias, muy a medias y, como tal, una mentira. De no ser así, ¿por qué hay tanta gente que no faltándole nada en el aspecto material es, sin embargo, infeliz? ¿No hemos quedado en que el dinero ayuda a comprar la felicidad a quienes la fabrican y que alivia los nervios? Algo no encaja, ¿verdad? Porque todo eso que va asociado a la felicidad según nos lo cuentan termina por no proporcionarla.

¿Y que decir de aquellos que, supuestamente, se inclinaron por aquella actividad que decían les gustaba para, al final, terminar frustrados igualmente por no hallar en ello las recompensas esperadas, buscadas y deseadas? De estos también hay muchos. Algo tampoco encaja.

Por supuesto, tanto en uno como en otro caso, hay quién sale mejor parado y vive una existencia más feliz, y no sólo en lo superficial, sino que realmente se sienten bien, ¿pero cuantos son…? ¿Quizás ese cinco por cien que dicen realmente les gusta lo que hacen….? Sigue sin encajar, por mucho que de este grupo se alimenten los que publican libros sobre el éxito, explicando fórmulas que siendo indudablemente correctas, no son suficientes para explicar dicho éxito, por el mero hecho que otros haciendo exactamente lo mismo obtienen unos resultados para nada cercanos a lo que prometen.

Y antes de seguir, añadir aquí que debido a esto se añade a esta cuestión otro problema, pero del que no somos conscientes y que perjudica la obtención de cualquier logro: Hemos hablado de generar energía, pero algo que es mentira, aunque sólo lo percibamos de forma muy profunda a un nivel inconsciente, añade otra limitación que lo condiciona todo, que condiciona nuestros resultados, y es que la mentira lleva la palabra debilidad grabada en ella.

Volviendo a lo de que algo no encaja… Desde hace años sabía que algo faltaba en la ecuación o estaba mal planteada. Tengo un sexto sentido para percibir los fallos en cualquier tipo de sistema, esquema, diseño o como se quiera llamar, ya sea organizativo, ideológico, filosófico, etc… Tanto da, cuando me da en la nariz que algo no cuadra, por bonito que parezca (y mira que algunos parecen bonitos y están bien enhebrados), al final el tiempo me da la razón y encuentro el fallo, termino por dar con ello.

Y es que el problema, y grave, es que la máxima aspiración del ser humano no es en realidad la Felicidad como tanto nos repiten, porque la Felicidad es sólo una consecuencia, un subproducto… La máxima aspiración del ser humano es la Libertad.

(Sigue…)

 

6 thoughts on “¿Qué es lo que queremos? (1) – Hablando de lo que queremos en la vida

    1. vueloalalibertad Post author

      Me inclino ante tus palabras y te digo lo que le decía a mi profesor de Inglés cuando me preguntó qué quería de la vida: That I can wake up one morning and say, I don’t want anything more… Que traducido al español es: Que pueda despertar una mañana y decir no deseo nada más…

      Lo tomé de la película ¿Conoces a Joe Black?, que la primera vez que lo escuché me puso los pelos de punta (al igual que el momento final de la película “Blade Runner”); lo menciono en el último artículo de la serie que ahora estoy escribiendo. Pero piensa en el momento que lo dice, cuando sabe que ya se terminó, que va a partir… En el momento clave como digo en “Vuelo a la Libertad o el sinsentido del Karma”.

      Mientras en llega ese momento, para bien o para mal, estamos condenados a querer, porque no querer/desear nada ya es querer/desear, lo importante es que −llegado dicho momento que a todos nos llegará− podamos decir, si es que no queremos volver, no deseo nada más, y decirlo con el mismo convencimiento y sinceridad con que lo dice Bill Parish en esa película…

      Hablaré de ello en ese último artículo que todavía está borrador, te has adelantado, eres un lince ????, pero no cuento más por no hacer “spoiler” ????.

      Saludos y gracias ????????????

      Reply
      1. Soul

        Sí, por muy superficial y/o violento que pueda ser en su mayoria hay muchos momentos en la ficción que son como el jarro de agua fría que debería… despertar… como cuentitos Zen pero con audio e imagenes.

        Solo resta decir, para redondear, que “no desear” no significa volverse un apático o pusilánime sino que, precisamente por no haber ninguna “meta” o “destino”, todo el espacio es un patio de recreo, una poesia, y todo el tiempo una broma, una danza, una música, una canción. En otras palabras, más razones para soltar inhibiciones que para paralizarse.

        Saludos 🙂

        Reply
  1. gigi

    Pienso q TÚ ya eres todo y si eres TODO…qué vas a atraer? la felicidad ya está dentro de nosotros..la felicidad es un estado en nosotros q no sólo abarca lo ” bueno” sino también “lo malo” que somos…es decir: la felicidad es ACEPTAR eso que somos y que sentimos…pensamos en su totalidad. El miedo también forma parte de esa felicidad…no hay nada bueno o malo, es q estamos acostumbrados en este sistema dual a no aceptar más que una parte de lo q somos, de q vemos, incluso hacemos, sentimos….la felicidad no está fuera, sino dentro pero mirarnos dentro a veces parece difícil porque hay muxho ruido mental….mucho dolor . Pero es posible “entrar ” en tu propio sistema si conectas con tu corazón..el corazón es la verdad auténtica, es la conciencia más allá de juicios, ego, mente…yo utilizo un truco: me escucho el corazón, me tomo el pulso y simplemente ‘escucho” ese “pum,pum” del latir…parece algo trivial; pero os invito a que lo probéis: conectado con tu corazón entras en un espacio diferente…cuando escuchas ese latir durante unos mn…algo ocurre. Esa conexión es limpia, y te puedes sentir en calma de la que no estamos acostumbrados. Puedes sentirte feliz sin más….TODO ESTÁ EN NOSOTROS pero no lo busquemos fuera, sino dentro: nosotros ya contenemos ese todo, esa felicidad.

    Reply
    1. Palmira

      Jesús lo dijo”la verdad os hará libres;”por lo tanto:la verdad te dará la felicidad…a mi me lo parece.Gracias ,Miguel

      Reply
      1. vueloalalibertad Post author

        Bien relacionado, pero como no soy cristiano y no creo en dogmas, ese camino para ser libre me está vedado 😉

        En realidad me parece más verdad lo que René Descartes decía, en el texto que Matías ha compartido, que lo que nos ha llegado de lo que dicen dijo Jesucristo, que no tengo claro que existiera o sólo fue otro pretexto para crear otra religión que sujetara bien a la Humanidad, que es lo que ha hecho desde que se convitió en religión de estado hasta hace dos días, pero de eso también aunque levemente hablaré en los próximos capítulos de esta reflexión, porque no ha existido nunca una religión cuyo fin haya sido hacer a nadie libre.

        Otra cosa con las técnicas adscritas a ciertas religiones que pueden permitir un “despertar”, pero eso de despertar es algo que las religiones sólo toleran, no apoyan, ¿recordamos los problemas de algunos “santos/as” con la Inquisicion…?

        l Las religiones comparten dioses

        Pero bueno, seguro que esto ya lo sabes sin necesidad que yo lo diga ????

        Gracias y saludos 😉

        Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *