Desde el Otro Plano – Capítulo 6

El_Otro_LadoHoy os dejo el Sexto y penúltimo Capítulo de este relato, Desde el Otro Plano, dedicado a aquellos de mente abierta, capaces de cuestionarse hasta sus creencias más queridas, que estén dispuestos a descubrir sus condicionamientos y, tal vez, tener otra visión de lo que siempre ha sido tomado por cierto, o de aquello que quieren que nos tomemos por cierto (el siguiente capítulo el viernes próximo).

 

(anterior)

Capitulo 6

Aquel que no vea que en la Tierra se está llevando
a cabo una gran empresa, un importante plan en el
cual colaboramos como siervos fieles, está ciego.

(Winston Churchill)

 

Si hacía un momento deseaba partir de este lugar ahora comprendía que era necesario seguir, y al preguntarme por Amfas me encontré de nuevo a la Sala de Observación donde había regresado.

En un mundo donde todo debía estar claro había demasiadas cosas que no lo estaban, pensó mientras fijaba su atención en el Observatorio. En realidad nada era claro, se concentró y observó la inmensa confusión de líneas de energía, entidades de todo orden moviéndose en un enjambre de las más diversas influencias y ellos, en medio de ese fragor, tratando de sobrevivir tal como lo hacían todos. En este universo al final todo era supervivencia, nada más que eso, ¿serían tan confusos los espacios de los Sembradores de Mundos?

Buscó en las imágenes que aparecían a Aganan y lo encontró vagando por uno de esos barrios populosos y miserables que tanto abundan y se encuentran por todas partes. No era eso lo que ellos habían deseado, tantos receptáculos vacíos o viviendo vidas vacías sin más esperanza que llegar al día siguiente eran un desperdicio, pero por más que insistían en ello sus Aliados no parecían tener mesura, nunca tenían bastante, la guerra, la esclavitud, la enfermedad y el dolor que a todo ello iba unido nunca les parecía suficiente.

No conocía el futuro, pero las líneas de probabilidades lo mostraban oscuro, ya no eran sólo las destrucciones cíclicas y naturales que solían suceder cada miles de ciclos, sino otras más innecesarias. Si la destrucción llegaba sus Aliados y lacayos, como siempre, partirían y volverían cuando hubiese pasado todo para volver a dirigir ese mundo, quizás sin ellos podían perder el control sencillo que ahora tenían, pero hubiese preferido no tener que pasar por esos largos periodos de carencias, en los cuales casi debían entrar en ese estado de letargo que les dejaba exhaustos y hambrientos.

Hasta hace poco lo ignoraba, pero ahora sabía que sus Aliados tenían un plan para extenderse más allá de este mundo. En teoría ellos también podían beneficiarse de esa expansión, ganar con ella porque donde fueran irían con ellos a menos que… ¿Estarían los Sembradores de Mundos dispuestos evitar que esta vez aniquilaran este lugar si llegaban a saber que de aquí empezarían a partir en unas pocas decenas, o algún centenar o poco más de ciclos, los ejércitos que intentarían arrebatarles lo que con tanto trabajo habían construido y atacar sus propios mundos? ¿Podrían tal vez vencerles esta vez…?

También sabía que no estaban solos intentando controlar este mundo, que había muchas almas que habían tenido demasiado tiempo para pensar y profundizar, porque para dominar a los receptáculos de almas tan malo era el exceso de miseria y dolor como esa abundancia y comodidad que permitía fijar la atención en algo que no fuera la supervivencia. Entre los condicionamientos establecidos y sus propias debilidades pocos iban en realidad muy lejos, pero algunos no eran tan ingenuos y manejables, tan simples. Cuando alguna de esas almas más escépticas disponía de tiempo y medios para profundizar, abrían canales de energía que permitían a otras entidades penetrar este espacio para inspirarlas y, a veces, incluso protegerlas. Es cierto que eran pocas, las verdaderas eran escasas y cautelosas porque sabían que, al final, podían y solían ser suplantadas fácilmente por ellos, su influencia protectora no solía durar mucho tiempo, pero aún así eran una interferencia molesta. Aunque al final les corrompieran la mente y sus descubrimientos, había cosas que mejor hubiese sido no se supieran, o siquiera se pudieran imaginar.

Mal momento fue aquel que escogieron sus Aliados para permitirles otras herramientas que el arado que les mantuviera con los ojos fijos en la tierra para arrancar de ella su supervivencia, porque así no tenían tiempo ni fuerzas para cuestionarse ciertas creencias. Lo mejor era esa agua tibia en la cual podían adormecer las consciencias y cosechar los frutos lógicos que toda vida humana producía, la energía natural de su alma y la de la inevitable lucha por la superar los sufrimientos que toda existencia física conllevaba.

Siguió observando Aganan que ahora se desplazaba por valles y abiertas extensiones, pero no podía distinguir tampoco ahí fluctuación alguna en su energía, intentaba adivinar en qué estaría pensando pero no lo lograba, parecía que no pensaba en nada, que sólo contemplaba su alrededor, así que buscó sintonizar con su energía pero, por alguna razón extraña, una vez más su mente volvió sobre la destrucción del planeta y pensó en su propia existencia.

¿Qué habría después de ella? Desde que Az, el que había sido su mentor y amigo desde no recordaba cuanto, hubiese decidido dejar de existir pensaba a menudo en ello. Hacía una infinidad de tiempo que Az había adquirido ese color casi negro azabache que absorbía toda la energía que estuviera cerca de él, por pequeña que fuera. La oscuridad que iban adquiriendo a lo largo del tiempo sólo era el reflejo de esa capacidad de absorber luz, energía, la menor vibración, de tal forma ya no necesitaba tener la energía de las almas para alimentarse. Llegado al punto en que estaba Amfas, y otros como él, tomar a cargo un alma era sólo un mero ejercicio o desafío para aprender y evolucionar, como podía ser Saha. En realidad la propia energía que se desprendía de la actividad de la comunidad les era sobradamente suficiente.

Az había llegado a ese punto donde sólo observaba, apenas hacía comentarios sobre nada aparte de comunicar su experiencia a Amfas y otros como él que se suponía preparados para comprenderla, aunque lo que comunicaba era difícil de aceptar. Por ejemplo, era el único al que le había escuchado hablar sobre la posibilidad de que ellos sólo fueran una parte más de algo mucho más grande, que de la misma forma que ellos podían observar a través de sus Observatorios los mundos que estaban por debajo del suyo, era posible que ellos también fueran observados a su vez por otros. Era absurdo, pero tenía su lógica, al fin y al cabo, ¿dónde partían esas almas que se liberaban? ¿Por qué no tenían acceso a los espacios de los Sembradores de Mundos? ¿Realmente todo el Universo sería como el que ellos observaban, un lugar de necesaria depredación? Además, como señalaba Az, era cierto que a veces los más sensibles de entre ellos tenían la sensación de ser observados, de no estar solos, sentían alguien detrás de ellos pero al girarse no había nadie… Sin embargo, excepto su mentor nadie abordaba esos asuntos, decir algo en contra de la creencia instituida de su superioridad sobre todo el mundo que les rodeaba era un sinsentido, sería dudar de su libre voluntad y albedrío, de su grandeza y evolución conseguida a lo largo de eones. Una cosa era aceptar que había mundos a los que no podían acceder por ser diferentes a su naturaleza, y otra que hubiese alguien por encima de ellos.

Pero no era lo único extraño y casi todo lo que decía, especialmente la primera vez que era escuchado, provocaba un abrupto rechazo porque iba en contra de todo lo que siempre habían hecho, o creído. Pero para él fue su mentor, su maestro verdadero más allá de una mera palabra, y cuando partió todas esas palabras y muchas más reverberaban en su interior a menudo.

Es curioso, se dijo, que se hiciera la misma pregunta que tantas veces se hacían los humanos: ¿Qué habría tras la vida, tras esa existencia que estaba experimentando? Porque todo tenía un fin y el sabía que otros como Az habían partido antes que él, se habían disuelto en la nada y desaparecido. Sin embargo, los receptáculos de almas tenían a veces un vislumbre de lo que había después de su existencia, aunque ellos se encargaran de distorsionarlo, pero ninguno de ellos había tenido nunca la menor referencia de qué había después de la disolución de esa energía que eran. Sabía que cuando un alma humana lograba despertar y liberarse partía hacia un espacio energético diferente, un lugar que ellos no podía penetrar, ni siquiera desde el Observatorio, y lo que luego sucedía era un misterio, pero no parecía que su energía se disolviera. Aunque bien sabía que para ellos, desde el punto de vista de la vida física, era lo mismo que para él fue la partida de su mentor, una pérdida dolorosa.

Cuando Az los convocó para presenciar su muerte se quedó sumido en la pena, había decidido que había llegado el momento y quería que esa experiencia fuera presenciada por los más cercanos en comprensión, por si podían aprender algo de ello, porque para ellos también muerte era un misterio.

− ¿Por qué quieres partir maestro? −No se atrevió a decir morir.

Pero Az no tenía el mismo temor.

− Debo morir porque ya no tengo ninguna razón para seguir viviendo, ya he visto, escuchado y experimentado todo lo que podía desear, ya no tengo más deseos y sin deseos no hay vida… El único deseo que ahora me queda es saber qué hay más allá, si es que hay algo más allá, pero aquí ya nada me retiene.

Recordó la muerte de Az, la gran entidad de oscura energía fue reduciéndose a una esfera cada vez más pequeña al tiempo que se concentraba y se hacía más densa, con un campo de energía tan intenso que podía sentir como su propia energía era succionada, extraída, hasta que sólo fue un punto negro y luego estalló en una luz cegadora… Después de eso nada, donde antes estaba la masa impresionante de Az ahora sólo había vacío, había desparecido, había muerto.

Az le había dicho que llegaría un día en que ya no querría experimentar más, saber más, existir más porque habría dejado de tener sentido, lo cual se parecía mucho a lo que era la liberación de las almas y que había que evitar. También decía que sólo cuando estuviera dispuesto a dejar todo atrás, cuando ya no tuviera ninguna atadura de ningún tipo estaría preparado para partir, y que si no era así ni siquiera debía imaginar pensar en ello; mientras que tuviera la más mínima preocupación por nada de lo que fuera, por noble que su preocupación fuera, no solamente no podría partir, sino que ni siquiera debía intentarlo. Nunca explicó por qué, sólo una vez insinuó que intuía que podría llegar a sucederle lo mismo que le sucedía a las almas, que tuviera que volver para partir de nada. No tenía mucho sentido, pero muchas de las cosas que decía Az no parecían tener mucho sentido.

En el fondo se parecían mucho, ellos y esas almas de las que vivían… Esas almas habían elegido tomar esos receptáculos físicos para experimentar la vida física, por ello esos receptáculos eran sus víctimas, porque a través de ellos experimentaban su deseo de vivir y en este mundo en concreto lo pagaban muy caro la mayoría de las veces. Esa había sido su decisión y su último acto de libre albedrío, porque cuando entraron en la vida física ahí estaban ellos para hacer lo mismo, pero en vez de usar los cuerpos físicos ellos experimentaban la existencia a través de sus almas y además tomaban su energía, y para prolongar esa experiencia vida tras vida debían mantenerles en la ilusión y la oscuridad, por lo menos con aquellas almas que habían caído en la esfera energética que ellos controlaban.

Sin embargo, así era el orden de este Universo, ellos no eran peores para su rebaño de almas que los animales que esos receptáculos tomaban para su beneficio, tanto para disfrutar de su compañía como para alimentarse de ellos, de hecho eran bastante más benévolos, si les hubiesen tratado como ellos trataban a sus animales todavía se podrían lamentar, desde su punto de vista no consideraba que lo pudieran hacer, otra cuestión eran sus Aliados… Algunos de ellos hasta se unían con fuerzas oscuras de planos inferiores con tal de incrementar su poder, nunca nada era suficiente, ni nada que hicieran les inmutaba, para ellos todos esos receptáculos eran menos que el ganado que estos usaban para alimentarse.

Volvió a escrutar a Aganan, pero aparentemente e incomprensiblemente seguía igual de vacío, y su pensamiento volvió otra vez involuntariamente y sin saber por qué al proyecto que sus Aliados llevaban miles de ciclos preparando.

Quizás la expansión que tenían proyectada tuviera éxito y al contrario que la vez anterior pudieran vencer, pero quizás este intento terminaría con todo, estaban tentando mucho a la suerte. En el pasado había quedado en evidencia que los Sembradores de Mundos carecieron de la necesaria crueldad para vencerles definitivamente, pero… ¿Qué harían ahora cuando la amenaza alcanzara aquellos mundos que entonces quisieron proteger? No parecía probable que cedieran tan fácilmente, sólo quedaba la posibilidad de vencerles y eso era un apuesta arriesgada.

No obstante, los planes seguían avanzando incluso a pesar de que las divisiones que venían de milenios entre sus Aliados: Unos querían acelerarlo y no esperar a la necesaria evolución tecnológica, sino provocar algún desastre o algo que justificara que aparecieran del espacio sus hermanos de otros mundos como salvadores de la humanidad y otros, sencillamente, no querían seguir. Querían parar todos esos planes, dar marcha atrás en seguir aumentando la población y en la destrucción de los recursos e incluso permitir, o acelerar, alguna de las catástrofes naturales que hasta ahora habían podido evitar para devolver este mundo a la situación de hace miles de ciclos. Estos no estaban dispuestos a poner en peligro lo logrado, que era mucho, si intentaban salir de las fronteras establecidas hacía millones de ciclos.

Reflexionó sobre el cambio que se había producido: Desde el principio sus Aliados habían preferido aparecer como dioses y mantener la población en un tamaño reducido, provocando destrucciones y plagas cíclicas para controlarlos y especialmente aprovechar esos momentos, cuando su número era menor, para manipularlos y reducirlos física y mentalmente. Nunca se habían planteado ayudarles a crecer o evolucionar, sino impedirlo para poder mantenerles atrasados bajo la superstición y el miedo, hasta el día que decidieron que querían extenderse a aquellos otros mundos que les habían sido negados. Ese cambio se debía a que por fin habían logrado un tipo de receptáculo perfecto para ese objetivo, sin que se alejara demasiado del modelo original que necesitaban para su expansión. Hasta entonces tenían todavía demasiadas capacidades y era arriesgado poner en sus manos tanto poder, podían percibir la verdad y rebelarse. Pero para lograr ese objetivo tuvieron además que cambiar algunas cosas en la forma en que habían dirigido hasta entonces este mundo.

Eran algunos detalles realmente muy simples, pero que lo cambiaban todo: En primer lugar, debían dejarles salir del primitivismo en el cual los habían mantenido por cientos de miles de ciclos, millones, sólo así podría entender y manejar la tecnología necesaria para salir de este mundo y combatir con armas de un potencial muy superior al que nunca pudieron imaginar. Eso hizo necesario que desaparecieran como dioses y dirigentes de este mundo, sumergiéndose y ocultándose detrás de otros para seguir gobernándolo mientras les hacían creer que eran libres, y que todo ese cambio sólo se lo debían a ellos mismos y su inteligencia, a su maravillosa evolución, sin darse cuenta de que jamás nada de eso hubiese sucedido si ellos no lo hubiesen permitido e, incluso, deseado.

Por otra parte, necesitaban un número muy elevado de receptáculos de almas para crear los ejércitos necesarios para esa expansión y conquista de otros mundos, como bien sabían las batallas se podían ganar en el espacio o en el cielo, pero para ganar la guerra había que tomar el terreno, asentarse en el territorio, y sabían que los Sembradores de Mundos habían llevado el mismo tipo de receptáculos de almas a todos los que habían sembrado, ajustando las condiciones de esos mundos a los mismos y, por tanto, podrían fácilmente ocuparlos con sus ejércitos sin mucha dificultad porque sería sencillo para estos cuerpos adaptarse a esos nuevos lugares. Por eso también aparecían e interferían algunas razas ajenas en este mundo intentando con los receptáculos algún tipo de hibridación, porque sus Aliados los habían atraído a su bando, creando alianzas con esas otras razas que también estaban interesadas en esa expansión, en tomar los espacios de abundancia creados por los Sembradores de Mundos.

Este punto, preparar los ejércitos que partieran para esa colonización, aquí sería fácil de alcanzar gracias a la destrucción de los recursos, porque cuando las dificultades para disponer de lo más básico en ese espacio finito escasearan estarían dispuestos a salir de él sin hacer muchas preguntas, la desesperación y la necesidad les haría alistarse a algo que se presentaría como una aventura que les llevarían a descubrir nuevos mundos donde empezar una nueva vida, libre, mejor y hasta con riquezas… Él conocía bien esos receptáculos, sabía que eran egoístas y ególatras, tal como los habían transformado y condicionado sus Aliados para hacerles semejantes a ellos, por lo menos en su carácter. Nadie preguntaría si tenía sentido y estaba justificado llevar una sociedad de destrucción como esta a otros mundos, o qué razón habría para destruir sociedades enteras más pacíficas, ni a quien estarían realmente sirviendo, o si la crueldad que siempre habían demostrado bajo la dirección de los lacayos de sus ocultos y verdaderos gobernantes tendría sentido.

Nadie haría otra cosa que lanzarse a esa aventura de destrucción con la misma ceguera con la que se habían lanzado a otras tantas en el pasado dentro de este mundo… No sólo la necesidad, sino incluso la desesperación, mezclada con una buena dosis de manipulación y fanatismo lograrían con facilidad eso y mucho más, sus Aliados para organizare ese tipo de asuntos tenían ya mucha experiencia y eran muy eficaces.

Lo pensó sin saber por qué con cierta tristeza, seguramente porque tenía la sensación de que aquello no podía terminar bien, los receptáculos de almas realmente tenían inteligencia pero, como era sabido, también estaban dotados de no poca estupidez que les llevaba a cosas muy contradictorias, como necesitar sentirse importantes y creerse cualquier cosa que les diera seguridad y confort, aunque no tuviera el menor sentido y fuera indemostrable, o esperar y buscar siempre salvadores que bajaran del cielo, lo cual les hacía ser muy manejables y unas víctimas perfectas para los planes establecidos… Sin embargo, ¿qué podía reprocharles esos receptáculos? Al fin y al cabo ellos habían contribuido a hacerles sordos y ciegos, habían ayudado a reducir lo que era el enorme potencial de sus almas a eso que ahora eran, unos seres débiles, siempre hambrientos, constantemente insatisfechos y, al carecer de memoria, con una vida demasiado corta como para poder saciarse jamás del deseo de vivir…

Y de pronto se sobresaltó, porque mientras se dejaba llevar por esos pensamientos había seguido el deambular de Aganan distraídamente y, justo ahora, observó que estaba muy cerca de Saha, ¿cómo había llegado ahí, por qué, para qué, qué hacía ahí?

 

(seguirá…)

5 thoughts on “Desde el Otro Plano – Capítulo 6

  1. Matias52

    Respecto al punto 1 estoy de acuerdo con lo que comentas cuando referencias a M. Newton, aunque creo que aparte del hecho de la dualidad alma/receptáculo, Michael Newton mezcla muchas posibles verdades con cosecha propia/ajena.

    Plantea una existencia happy forever en “el otro lado” donde disfrutamos de estudios, danzas y fiesta continua, planificación de vidas en grandes pantallas y amorosos guías, que yo personalmente no comparto. No creo que aquello sea exactamente así.

    También, después de mucho tiempo y muy en contra de mis creencias y condicionamientos he ido llegando a la misma conclusión que tu, que muy posiblemente vivamos en una carcel, pero una carcel muy especial, muy ideal, infinita. Una carcel sin muros, sin aparentes guardias.. una carcel que no creemos que exista. La mejor carcel es aquella que no existe para nosotros.

    Y si posiblemente (también he leído el kybalión) una carcel mental. Mental, de mente que proviene de mens latino que indica la actividad más alta del espíritu, es decir la Inteligencia, Intelecto, donde se produce la intelección de los primeros principios y los arquetipos, Mente en la que, según Iámblico,
    “se deposita la semilla que puede ver a Dios”. Así es como hay que interpretar mente en los escritos de Hermes

    Intentando fundir lo espiritual con un aspecto más científico, tengo la intuición de que esta realidad que percibimos y “vivimos” está modelada por los pensamientos y que estos son mucho menos sutiles de lo que pensamos y que posiblmeente se encuentren en ese 99% de matería oscura MODELANDO y PENETRANDO todo, y que por ser oscura no se encuentra solo en el especio, sino en nosotros, en el aire que respiramos, en todo. De hecho solo el 1% de lo que percibimos es pura materia. Ese otro 99%, ese particulas de interacción débil o WIMP que investiga la ciencia quizás nos den alguna pista algún dia sobre el verdadero sentido de nuestra realidad, el alma y los pensamientos.

    Por otra parte, tenemos pistas la carcel de la que hablas en multibles religiones, textos sagrados o del ámbito esotérico. Una de ellas me llego en una lectura de un análisis del Zohar, hace poco, y viene a decir en un pasaje:

    “!Señor del Universo! Feliz soy en este mundo y no deseo ir a otro en donde sere sierva y estaré expuesta a toda clase de profanaciones…

    Y la Divinidad responde:

    Contra tu voluntad te convertirás en embrión, y contra tu voluntad has de nacer.”

    ¿No te recuerda mucho a tu escrito? ¿Realmente pensamos que nuestra voluntad nos trae a este mundo a aprender de accidentes, enfermedades, desgracias, sangre y lagrimas?

    Creo entender a que te refieres con el párrafo:

    “te puedo asegurar que la causa normalmente no son los actos, sino la (desgraciadamente) interpretación mental de los acontecimientos del pasado…”

    espero no equivocarme pero creo que te refieres a que nuestra interpretación de nuestros actos pasados y las emociones y condicionamientos que nos provoca es lo que nos ata. El principio invertido.

    Punto 2. Totalmente de acuerdo. Pienso que los apegos, los condicionamientos, los deseos insatisfechos, las fuertes emociones (odios, venganzas, etc) marcan y definen justo en el momento de nuestra muerte nuestra nueva existencia, me atrevería a decir que incluso nuestro nuevo “equipamiento” físico. Una rueda, por definición del propio ser humano, de la que veo francamente muy complicado salir.

    En el punto 4 y respecto los viajes de Colón supongo que te refieres a la existencia previa de mapas como el de Henricus Martellus de 1491 o el Nova Cosmographía per totum circulum de 1440 donde ya se dibujaban hasta gigantes en la Patagonia. Evidentemente sabía donde iba y como ir. Ese flujo viajero ya había tenido lugar en ambos sentidos antes de ese momento, pero unos tenían la información y otros no. Como ahora.

    Punto 5.

    “Sería para un espacio más largo el analizar esto, pero puedo decirte por experiencia propia que para obtener esos resultados positivos no es cierto que tienes que estar en paz, armonía y amor… Puedes estar totalmente desesperado, quemado, enfadado y, de pronto, en tu meditación que no puedes controlar porque se va la cabeza a tu problema, te llega una idea absurda, necia e imposible que sea de tu parte racional pero que, como no tienes nada que perder, pones en marcha y te cambia la vida de forma absoluta, y no en diez años, sino en pocos meses… Esto lo afirmo, no conjeturo, porque lo he vivido. ”

    Verídico. Tanto como los inconvenientes, desgracias y problemas que de pronto parecen acumularse de forma irracional para llevar a cabo esa idea.

    Gracias por tu último escrito, como dice Aalma, es revelador para quien quiere ver y sabe leer entre lineas y no interpretar las cosas al pie de la letr,a en lugar de imaginar rayos de luz dorados que entran por la cabeza y esperar que tu angel de la guardia con cabeza de Aguila jejeje (dejadme que se lo que me digo) o guía (nunca he visto ni sentido uno) venga a susurrarte mentalmente tus “propias” ideas.

    EN fin, un saludo.

    Reply
    1. vueloalalibertad Post author

      Totalmente de acuerdo con todo lo que dices y también coincido contigo sobre lo que dices de Newton, sólo que me quedé muy impresionado la primera vez que, sin inducción alguna y sin haber leído nada de él, una persona en Terapia de Regresiones me empezó a explicar como era uno de esos lugares y “clavaba” la descripción de Newton de ese mismo lugar. Eso me hizo comprender que otro lugar que yo había visto antes no era una alucinación que intentaba ajustar a lo que Newton describía.

      En cuanto al Zohar no conocía la cita, y es una lástima porque me hubiese ahorrado la zozobra de la primera vez que alguien en Terapia de Regresiones me dijo “yo no quise volver, me obligaron” y, por supuesto, mi vana respuesta para hacerle comprender que había un plan más alto y que nosotros no podíamos entender y etc., etc., etc… Una pena, sí, lo sé, pero es que yo también creía esas cosas y tenía ese condicionamiento/programa, antes, ya no.

      Dices: “Espero no equivocarme pero creo que te refieres a que nuestra interpretación de nuestros actos pasados y las emociones y condicionamientos que nos provoca es lo que nos ata. El principio invertido.”

      No te equivocas y es lo que reflejo tanto en “Vuelo a la Libertad o el sinsentido del Karma” como las múltiples regresiones que he transcrito en el apartado de Regresiones Vidas Pasadas. Lo que creemos, interpretamos, sobre lo que hacemos (o no hemos hecho, o nos han hecho o no nos han hecho) pesa más que cualquier otra consideración, eso es algo que no digo porque sí, sino porque lo he visto hasta la saciedad en Terapia de Regresiones. De alguna forma es el mensaje, si se me permite decir así, que he querido transmitir con todos esos escritos.

      Es justo lo que indicas en tu comentario del Punto 2 y es lo que dice el Bhagavad Guita: “Porque aquello en lo que uno piensa en el último momento de su vida, es con certeza hacia lo que el alma va, debido a la afinidad que tiene con esa determinada naturaleza.” Lo dice bien claro, lo que uno piensa, o sea: lo que cree, interpreta, centra su atención, etc., o como lo quieras decir, pero el resultado de lo que elabora la mente. Ahí no habla de iluminación en el momento de muerte, no hay encuentros en no sé que fase que te dan una comprensión superior, nada, sólo tu alma se va hacia eso en donde has puesto tu mente, y todo eso es hacia donde el alma va en su próxima existencia, el “equipamiento” que muy acertadamente mencionas. Ya sabes con lo que tienes que tener cuidado cuando llegue el momento… 😉

      Pero a pesar de la sencillez y de la claridad del párrafo, es durillo de aceptar para muchos.

      Sobre Colón era ese documento u otro (como el de Piri Reis), porque desde luego sí que sabía donde iba y, muy importante, como ir y también volver.

      Me alegro que me digas que lo que menciono en el punto 5 es verídico. Llega un momento en que no sabe uno ya muy bien si alucina o qué, porque dices eso y la mayoría te miran como si estuvieras loco 😉

      Muy bueno tú último párrafo… Yo sí he visto a uno de esos guías, o lo que fuera, de los que hablo en mi relato… Un día te cuento.

      Saludos y gracias por tu comentario.

      Reply
      1. matias52

        Dices:

        “Muy bueno tú último párrafo… Yo sí he visto a uno de esos guías, o lo que fuera, de los que hablo en mi relato… Un día te cuento.”

        Perfecto, cuando te apetezca.

        Un cordial saludo y gracias a ti.

        Reply
  2. Aalma

    Esta entrega 6 del relato, es como para ponerse en pie y pedir unos cuantos vises.
    Nuestra situación planetaria desde siempre y la actual también, supera el patetismo de cualquier Sonata o Réquiem de los grandes maestros de la música. Lo que compartes como tu visión, es mucho, dices mucho y coherente, hay que abrir los ojos. Eso si, molestándose en investigar, y enfrentándose a las resistencias y confrontaciones, más allá de la gran manipulación mental que a través de la palabra, usan aquellos que dirigen aquello que se debe pensar.
    Me gustaría plantear algunas cuestiones:

    1- En cuanto a los receptáculos de almas. Mencionas en un momento , ” receptáculos de almas que tenían vislumbre de lo que había detrás de la existencia ” Hablas de receptáculos, no de almas, ¿ Eso significaría que la entidad física con una corporeidad bio – psíquica llamada receptáculo, podría tener una conciencia capaz de hacerse crecer a si misma. O quizá solamente son algunos receptáculos ? Me refiero a que, si esos receptáculos al tener conciencia, ¿podrían evolucionar o quizás bregar y luchar para reclamar un camino de libertad ? En el relato se comenta que los receptáculos son víctimas de la experimentación de las almas en la vida física, y a su vez las almas víctimas de la experimentación de otro estrato superior, como serían esos guías, y me pregunto si una salida válida sería, algo así como un trabajo en equipo entre el receptáculo y el alma, y entre el alma y el guía. En un comentario anterior te decía, que este gran y poderoso grupo de seres que supuestamente experimentan a través de la vida física de las almas, dónde creen que van?? Y aquí en el relato 6 tocas el asunto de que Ellos no sean sino un escalón más, y que por encima existe algo que los observa y que no controlan.
    2- Hay un comentario del maestro de Aganan, sobre el peligro que existe en querer salir sin estar del todo libre de apegos. La frase : ” cuando ya no hubiera ninguna atadura de ningún tipo, estaría preparado para partir, que si no era así, ni siquiera debía imaginar pensar en ello, ni siquiera intentarlo, no le pasara lo que a algunas almas, que tuviera que volver de la nada ” Esto significa que el que lo intenta sin estar preparado, ¿puede ser recapturado endureciéndose su situación y recibir algo como un castigo a partir de la nada?

    3- En la parte final se habla de receptáculos perfectos, resultados de operaciones de hibridación y manipulación genética, pero sin capacidades, que pudieran adaptarse a otros mundos como población que conquiste y colonice. Me decías en una contestación, que el tema de reptilianos, y pedofilia, así como rituales sangrientos es algo de lo que ya se habla, y pensé en la abducción también. Ese suceso que se vive en el mundo entero, en todas las edades, y que parece mentira que aún no esté reconocido en los manuales de criminología. En todas las abducciones hay paralización, control, daño físico y avasallamiento de la intimidad, con relación a a facultad reproductiva de los humanos. Y un montón de daños más. Pero se acallan las voces, hay accidentes inesperados de prestigiosos psiquiatras, suicidios…
    Supongo que los objetivos de la abducción serán diversos según los intereses, pero lo que está claro es que los humanos son tomados como se toman a los pobres animales en los laboratorios humanos, y todo el mundo asume con normalidad y ,o mirando a otro lado este lamentable y horrible hecho. ¡ Y así avanza la ciencia ! Repetimos la lección instalada por ellos, los abductores.

    4- En cuanto a la relación entre la destrucción del planeta, con el control de la población, el fuerte avance tecnológico, o mejor dicho una exteriorización de tecnología, la robotización humana y manejo de los objetivos vitales bajo una hipnosis colectiva. Pues al final esta opción puede tener mayor rendimiento en el control, que las épocas del arado. Hoy los niños y jóvenes, juegan a matar y conquistar mundos con altas tecnologías, el más fuerte y el que se adapte sin escrúpulos, es el que gana. Es una forma de testar si la fórmula funciona.
    Por doquier aparecen libros y películas , y la población está ya acostumbrada, hipnosis guerrera y conquista del espacio. Hay un guión en cada sonda que se envía al espacio, en cada noticia, en los movimientos sociopolíticos, en la medicina, la enseñanza, el entontecimiento de vivir con un teléfono en la mano……

    5- Dice el relato: ” cuando alguna de esas almas escépticas disponía de tiempo y medios para profundizar, abrían canales de energía que permitían a otras entidades penetrar en este espacio para inspirarlas y a veces incluso protegerlas ” Podrían explicar algo más sobre las características cuando una influencia es suplantada. Desde tu punto de vista ¿ qué es aquello que puede delatar que una influencia positiva y liberadora, se convierte en suplantación y control ?

    Me temo que hay que observar y actuar en consecuencia, no como un mero pasatiempo, no nos pase que nos quedamos mirando el dedo que señala la luna. Mira este prepotente comentario de un impresentable del clan de los Bush.
    ” Es que nosotros somos ya un imperio, y cuando actuamos creamos nuestra propia realidad. Y mientras ustedes estudian eso, juiciosamente si gustan, nosotros actuamos de nuevo, creando nuestras propias realidades, las que ustedes pueden estudiar también, así son las cosas. Nosotros somos actores de la Historia, y a todos ustedes solo les queda estudiar lo que hacemos “.
    Como siempre agradecida por tu trabajo. Saludos. Aalma

    Reply
    1. vueloalalibertad Post author

      Lo primero gracias por la amabilidad de lo que dices sobre este capítulo y por seguir tomándote la molestia de aportar tantas observaciones.

      Luego decir que si los capítulos hasta este tenían un porcentaje muy elevado que se ha inspirado en experiencias en estado expandido de la mente, a través de Terapia de Regresiones, auto-regresiones y alguna cosa más, sin que llegue nunca al cien por cien ni mucho menos en lo que plantea de afirmar nada (no soy un iluminado que lo sabe todo), en estos dos últimos capítulos es más bien pensamiento racional y análisis.

      Punto 1: Hay tanto por parte de Michael Newton como por parte de ciertas divulgaciones realizadas por personas relacionadas con los experimentos que se han hecho en lugares como puede ser el “Area 51” u otras, una mención bastante clara a que una cosa son las almas y otra el envoltorio físico, y el nombre que utilizan por parte de estas últimas es precisamente receptáculos de almas. El cuerpo físico parece que sólo es un espacio de vida donde las almas se ubican para experimentar la existencia, no sabemos como funciona el asunto, ¿pero qué son las posesiones…? ¿Tal vez algo parecido por parte de algo que también quiere experimentar la existencia? No sé decirte más o mejor, pero si hay dudas con esto, ¿por qué la gente hace referencias tantas veces a su cuerpo en tercera persona? ¿No será tal vez algo instintivo que nos dice que somos cosas separadas?

      No creo en ese trabajo en equipo porque me da la impresión que nuestros intereses son encontrados y no compartidos. Sobre la parte física no sé, pero sobre la parte del alma (o lo que quiera que seamos y como lo quieras llamar), creo que hay algo más allá de la “desprogramación” que representa el despertar espiritual, donde dejas atrás condicionamientos, te desapegas del deseo de experimentar más vida o de las falsas creencias de tener que purgar, aprender, sufrir y toda esa historia, superado eso creo que hay algo superior. Creo que esto es una cárcel, pero si creo que es una cárcel es porque creo que hay algo más allá de ella, incluso más allá de los permisos ocasionales (eso sí en un recinto muy concreto) que pueden ser los espacios entre vidas. El hecho que volvamos una y otra vez, y con problemas y traumas sin resolver, muestra para mi que esos lugares forman parte de la cárcel.

      Por otra parte, al principio del capítulo 5 señalo que lo que existe, incluso ese paraíso ficticio y que es sólo un lugar de reciclaje, es debido a nuestros deseos, a nuestras necesidades… La mente es el gran creador. El primer principio del Kybalion dice: El Todo es Mente, el universo es mental. Los demás principios, incluso el sexto de causa y efecto son jerárquicamente inferiores porque el primero, y sobre lo que se asienta todo, es ese; ni siquiera el sexto existiría sin el primero, y por mi experiencia como Terapeuta de Regresiones te puedo asegurar que la causa normalmente no son los actos, sino la (desgraciadamente) interpretación mental de los acontecimientos del pasado…

      Creo que has leído mi libro Vuelo a la Libertad o el sinsentido del Karma, al final analizo muy detalladamente los versos 153 y 154 del Dhammapada, creo que Buda o quién escribiera esos versos explicó muy claramente cómo salir de todo esto y eso es en lo que yo creo… Mucho más no puedo decir. Pero el problema de esos versos es que no se pueden comprender con la mente, por este medio sólo se pueden interpretar y es una interpretación muy limitada.

      Punto 2: Aquí tengo que confesar que escribo en la parte analítica y hablando a lo que a nosotros nos pasa como almas.

      La situación para las almas, nosotros, siempre es dura y será dura porque de lo que la gente que está en estos foros y entornos, que cree en un mundo de “felicidad, flores y amor”, normalmente no se da cuenta, es que ellos no son el mundo, son una excepción a lo que sucede en el mundo, y que la historia de la humanidad nunca ha sido amable. Este tipo de personas que tienen esas creencias, o visión, observo que saben muy poco de historia, de lo que nos muestra de dónde venimos y por qué… Se creen que todo es “Ley de la Atracción” y cosas así de amables cuando no se dan cuenta, o quieren aceptar, de la cantidad de factores no controlan y de los que son presos… (Mira sino lo que tú añades al final sobre la familia Bush).

      Según mi punto de vista, el único castigo es lo que arriesgas cada vez que vuelves a encarnar en un mundo como este y, en realidad, en relación con ello no hay más castigo que nuestros deseos, apegos y condicionamientos. Si no eres capaz de dejar desear de volver, por lo menos presta atención a esos deseos, apegos y condicionamientos, a eso en lo que crees, porque eso será con lo que volverás…

      Punto 3: Receptáculos perfectos… Me refiero a hibridaciones para poder ocupar los espacios de vida creados por los Sembradores de Mundos. Uno de los grandes problemas para habitar cualquier otro mundo son las condiciones de gravedad, atmosféricas y demás. ¿Recuerdas los grabados en bajorrelieves donde se ven seres con escafandras? No es lo más cómodo para vivir en un planeta, pero si puedes hibridar con la población originaria de ese planeta problema solucionado…

      Eso de las abducciones quién lo ha trabajado mucho y bien es Corrado Malanga, y aunque no estoy de acuerdo con algunas de sus conclusiones no por ello su trabajo deja de ser muy respetable. Él señala muy bien la connivencia del ejército con ese fenómeno, cosa nada nueva y que pasa en otros lugares del mundo.

      Punto 4: La fórmula ya fue testada con la conquista de América. Es bastante ridículo escuchar programas de televisión hablando de nuevos descubrimientos de no sé qué universidades sobre como Colón se inspiró para ir a Cipango, pero si hablas con patrones de yate o, incluso como me ha pasado, con un alto cargo militar de la marina, te dicen todos que Colón sabía perfectamente donde iba, y cómo ir y cómo volver: Tomar el camino que tomó de ida y el que tomó de vuelta no fue un accidente, una casualidad. Los historiadores oficialistas siguen viviendo de subvenciones para investigar esa cuestión, los marineros saben la verdad, pero a ellos y su conocimiento práctico se les ignora…

      Hace unos siglos, nuestros amos sacaron las cartas de navegación que sólo ellos conocían y decidieron expandir su poder a ese continente (¿recuerdas el símbolo que las naves de Colón llevaban en sus velas?: La Cruz Templaria). Quienes se fueron para allá era gente que aquí estaba hambrienta –menos sus jefes−, necesitada y que le pareció que ello era la única salida para su vida. Como, por ejemplo, les pasó a los Irlandeses siglos después con las hambrunas producidas por la plaga de la patata (que se había traído de América). Si investigas, leerás que esa hambruna fue causada por una mala gestión de la explotación de la tierra, pero… ¿Fue casual? En todo caso eso sirvió para hacer llegar mano de obra barata del campo, y desesperada, a la industria en América del Norte. Piensa que nadie se va de su tierra si no es porque el hambre o cosas parecidas le fuercen a ello. Esto mismo servirá para llevar a esta Humanidad allá donde se la quiera llevar, eso sí… Siempre con mente militar y al servicio de otros intereses que los suyos, como pasó ya en el pasado, ¿pero quién recuerda y se molesta en analizar la historia y su significado?

      Punto 5: Muy fácil y te cuento: Si una persona me dice que está en contacto con su “tía-abuela” (por decir algo) y que desde entonces se siente mucho mejor le pregunto: “¿Te sientes mejor porque tu vida va mejor, se solucionan tus problemas o porque tú te sientes mejor?” La respuesta casi indefectiblemente es: “No, la verdad es que tengo los mismos problemas que antes, pero gracias a mi “tía-abuela” me siento mucho mejor, estoy más en paz, menos preocupado, etc…”

      Esto es manifiestamente, para mí, una muestra de que con su dolor y sufrimiento está alimentando una energía (o energías) que se siente muy feliz así. Ese alivio es el de esa entidad que se siente encantada y saciada de tanto alimento. La persona se siente mejor porque la energía que le acompaña está feliz y como todo se comunica a nivel vibratorio le transmite esa felicidad. Y claro, está menos preocupada porque si estuviera preocupada haría algo para cambiar la situación, cosa que a esa entidad no le interesa que haga para nada.

      Por el contrario, si una persona me responde que no sabe cómo pero las cosas realmente le van mejor, tangiblemente, que se le solucionan los problemas sin saber bien de qué manera y que, incluso, ha tenido ideas aparentemente estúpidas pero que han funcionado (inspiraciones) y que realmente su vida, aquí y ahora, es mejor, entonces sé y está claro que está en contacto con alguien realmente positivo.

      Paradójicamente, se da el caso de que en un primer momento realmente la persona tuvo un cambio o algunos cambios positivos en su vida, pero después de eso ya el resto se quedó bloqueado. Cree que sigue en contacto con la misma entidad que le inspiró al principio de forma positiva y sigue insistiendo por esa razón, pero ya por mucho que insista en hacer las mismas cosas que hacía entonces (meditación o lo que sea), ya no obtiene los mismos resultados positivos, sólo le mantiene la esperanza de obtenerlos…

      Sería para un espacio más largo el analizar esto, pero puedo decirte por experiencia propia que para obtener esos resultados positivos no es cierto que tienes que estar en paz, armonía y amor… Puedes estar totalmente desesperado, quemado, enfadado y, de pronto, en tu meditación que no puedes controlar porque se va la cabeza a tu problema, te llega una idea absurda, necia e imposible que sea de tu parte racional pero que, como no tienes nada que perder, pones en marcha y te cambia la vida de forma absoluta, y no en diez años, sino en pocos meses… Esto lo afirmo, no conjeturo, porque lo he vivido.

      Con ello quiero decir que para mí no hay tal cosa como un padre que para ayudarte a hacerte más fuerte te va dando de bofetadas, collejas, zancadillas o poniéndote palos entre las ruedas. Una cosa es el esfuerzo y otra el sufrimiento absurdo, gratuito e innecesario que termina por destruir tus ilusiones, tus sueños y tu vida… Absurdo para nosotros claro, otros se alimentan de él…

      Gracias por darme a conocer la frasecita de los Bush, como el escrito de Gurdjieff es brutal por cómo refleja la realidad. Esta gente está tan llena de soberbia que no sabe tener la boca cerrada, o conoce tan bien a la gran masa que sabe que, digan lo que digan, no harán nada, sólo seguirán creyendo lo que los medios de información o los gurús New Age les cuenten… Si con un comentario como este alguien sigue con alucinaciones de libre albedrío y otras lindezas parecidas pues… Allá él.

      Como siempre muchas gracias y saludos

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *