Amar lo que es… (1/2)

Hace unos años, mucho antes de que conociera el libro de ese mismo título de Byron Katie, e incluso creo que antes de que ella lo escribiera, tuve una meditación muy especial que, precisamente, era sobre esa cuestión: Amar lo que es…

Hablar de los detalles de esta meditación no viene al caso, salvo decir que podéis creerme si os digo que el lugar y el momento en que se produjo eran especiales, pero no porque fuera un lugar especialmente escogido, sino porque era un lugar donde raramente podrías pensar en llegar a cierta profundidad de meditación, siquiera meditar, más bien es disparatado pensar en ello, pero supongo que algo quería brotar de mi interior, le urgía y no le importó que las condiciones no fueran las ideales. La realidad es que sin casi darme cuenta entré en ese tan especial estado mental y perdí, en aquél momento y lugar, la sensación del tiempo y del espacio, y cuando volví a abrir los ojos no sabía cuanto tiempo había transcurrido y me asombró la intensidad de la luz del día y el ruido que me rodeaba, tenía la sensación de haber venido de un lugar muy lejano, mientras que un instante antes parecía que no había un sólo sonido a mi alrededor, ahora me asombraba de haber sido capaz de aislarme hasta ese punto.

Lo que había escuchado, o me había llegado, fue algo  que me costó mucho aceptar:

Ama aquello o aquellos que de alguna forma se te oponen, o por lo o los que sientas oposición, ya sea hacia ello o ellos.

Esa voz interior o lo que fuera me explicó que debo sentir amor hacia todo aquello que, de alguna forma, siento rechazo:

Si sientes rechazo por una persona debes amarla, si sientes rechazo por una actitud debes amarla, si sientes rechazo por una situación debes amarla, si sientes rechazo por algo que debes hacer debes amarlo.

Amar lo que es - www.vueloalalibertad.comAquello hizo revolverme con fuerza, casi con violencia, porque aquel momento de mi vida, como tantas otras veces, no era fácil, había mucha turbulencia y mucha lucha y, como en toda lucha, resistencia, así que… Me resistí y pregunté cómo podía hacer eso, cómo podía amar a quién gratuitamente me hacía daño, cómo podía amar aquello que me estaba lastimando, y la respuesta fue simple:

Amar lo que es no significa estar de acuerdo, no significa aprobar, no significa nada más que aceptarlo como lo que es y dejar de resistirnos interiormente, aunque creamos que no es lo correcto, sólo eso. Nos podemos oponer y no estar de acuerdo con ello, porque amar no significa aprobar, sólo significa acercarnos a ello con el sentimiento de amor dentro de uno.

Si una situación nos resulta desagradable hay que acercarse a ella con amor, con afecto, porque esa situación no va a cambiar por nuestro rechazo ni tampoco vamos a poder evitarla, luego es mejor acercarse a ella con ese sentimiento, amar lo que es es sólo eso.

Mi meditación siguió un poco más porque necesitaba que me aclararán más todo aquello, no podía aceptarlo así como así, me costaba, pero lo básico está aquí escrito y su importancia me quedó clara por dos cosas: La primera por la fuerte turbación que sentía en ese momento, muestra de que no era algo casual sino que era algo que venía desde muy adentro y movía muchas cosas y, la segunda, posteriormente cuando tuve ocasión de aplicar este conocimiento de forma deliberada, lo cual hizo que algo cambiara definitivamente en mi vida. No es que se volviera de pronto simple y sencilla, no, ni que tampoco se volatilizaran mis problemas, que más hubiese querido, sólo que a partir de ese momento una serie de cosas a nivel interno fueron quedando atrás para siempre, y pudo darse paso a otras.

Pero con el tiempo he ido aprendido más sobre las razones lógicas, más que emocionales, que hacen que amar lo que es, aceptar lo que es y no resistirse a ello es tan importante…

De estas cuestiones hablaré en la próxima entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *