Dolores del pasado - www.vueloalalibertad.com

Vidas Pasadas y Sus Resultados en el Presente (20)

REGRESIÓN PARA ELIMINAR DOLORES DE SIGLOS QUE VIVEN EN EL PRESENTE

¿Es posible que en nuestro presente, en nuestra vida actual, nos afecten las vidas pasadas que hemos experimentado y ello incida en cómo experimentamos nuestra vida y sus resultados? De ser así, ¿cómo y por qué? Con la Terapia de Regresiones estas preguntas se pueden responder.

Caso anterior

Nota previa

Hace poco me han recordado creencias que antes de trabajar con la Terapia de Regresiones yo también compartía, pero que con la experiencia directa se esfumaron, parecía que las regresiones permitían contactar con los acontecimientos del pasado y que, con sólo hacerlo, además de revelar el problema también se disolvía por la compresión de ese pasado olvidado.

Esto es incorrecto, pero no podía hacerme una idea entonces de hasta qué punto, por ejemplo, un dolor infligido en un pasado podía seguir activo siglos después. Desde una visión lógica no lo era, pero quizás si pensamos como nos dicen que el tiempo no existe pueda tener sentido. En todo caso la realidad, la verdad, por desagradable que sea es más obtusa y persistente que ciertas ideas, por más hermosas  y positivas que puedan considerarse

 

Caso ejemplo número 20

Dolor del pasado - www.vueloalalibertad.comLa persona que llamaremos X20 viene con un problema que no es aparentemente grave y quizás tiene una explicación simple, pero quiere saber si además de esa explicación lógica puede tener algún origen en el pasado: Tiene grandes dolores de vientre, un poco por debajo del plexo solar. Este dolor está asociado al estrés, no hay nada físico observable y no es nada nuevo para nadie que, como decimos, se me agarran los nervios al estómago. Hasta ahí todo es normal, nada raro, pero la lógica en estas cuestiones es inferior a la intuición de la persona, así que ya que lo pide vamos a investigar.

Proceso

La explicación que ofrece sobre cómo se desatan esos dolores, que llegan a ser tan intensos que incluso le provocan violentos cortes de digestión, es que son siempre cuestiones relacionada con su sentido de la responsabilidad y la preocupación que le genera. Desde el punto de vista racional sabe que no tiene sentido preocuparse tanto, pero no es capaz de controlarla.

Asociándole con el dolor que siente vamos al proceso de regresión:

– Veo un Tótem Indio… Me encuentro a su lado mirando un entorno de bosques, montañas y tienda en piel marrón. Yo mismo me veo vestido de unas prendas ligeras y flexibles, como de ante, con pantalón y lo que sería una especie de chaqueta-camisa, con la parte delantera decorada de dibujos simétricos de colores.

– ¿Qué haces ahí?

Montañas Dolores del Pasado - www.vueloalalibertad.com…. Soy la persona que contacta con lo superior para la tribu, estoy muy cerca del jefe… Veo también como si estuviéramos haciendo una marcha por la montaña, voy a la cabeza, dirigiéndoles como mostrando la maravilla de lo que nos rodea y tomando contacto con la naturaleza y el espíritu que todo lo impregna… También ahí está el hombre medicina, el brujo, y a mi me viene que mi nombre es el del hombre voz…

– ¿Cómo te sientes siendo el hombre voz?

– Bien, me gusta, me siento muy fuerte, tengo un cuerpo muy fuerte y sentirme tan en contacto con la naturaleza es maravillo… Estoy liberado de combatir, pero no sé si me gusta, me aleja de los demás… El brujo me mira mal, soy un oponente a su poder de influencia sobre la tribu… Sólo quiero ayudarles, no quiero poder, pero parece que me temen más que confiar en mí… No creo que entiendan lo que les explico…

………………..

– Ahora te vas a ir al momento más importante de esa vida.

… Están atacando el poblado, son otros indios y lo observo mientras tengo una lanza clavada en el vientre, siento que me ha desgarrado, pero la muerte es lenta mientras veo como persiguen a las mujeres y los niños, estoy como de rodillas y veo como se va empapando el mango de mi sangre, me vuelvo hacia un lado y me dejo caer.

– ¿Sientes dolor?

– Mucho, siento como si me llegara la lanza hasta la espalda, cualquier movimiento es dolor.

– ¿Y que siente o piensas mientras vas muriendo y dejando esa vida atrás?

– … Me siento culpable, todo lo que sabía no pudo evitar que sucediera esto… No vigilaron y pusieron la atención que les dije debían poner pensando en que no era necesario, que otro se ocupaba por ellos de eso… 

Me cogió por sorpresa, no me lo esperaba, me ha sorprendido todo, todo me ha pillado de sorpresa… Estaba tan seguro, tan en armonía con lo que me rodeaba. Siento dolor porque todo se ha derrumbado, pero no para mí, sino para los que me rodeaban.

Regresiones vidas pasadas - www.vueloalalibertad.com.. Voy muriendo e intento girarme para mirar al cielo, está amaneciendo, lo veo entre las hojas y ramas de los árboles… Veo como si me fuera alejando de allí, veo ese cuerpo como si se hubiese podido girar y hasta tuviera la lanza levantada en vertical, con los ojos abiertos mirando al cielo. Percibo como si en el momento de ver como se abalanzaban sobre el poblado el primero en caer hubiese sido yo, como si me hubiesen cogido al lado del tótem justo antes del amanecer cuando el pueblo estaba desprevenido.

– ¿Qué has aprendido de esta experiencia de esta vida?

– Que no hubiese podido hacer nada para evitar esa masacre, que hay cosas positivas que aporté a esa gente y es una conexión con lo superior, eso es lo que queda, lo que he podido aportar, pero ellos tenían su propia responsabilidad de cuidar de sí mismo.

… Se han dejado llevar, no querían esforzarse, les era mucho más fácil… Delegar en otro la responsabilidad… Como yo lo hacía tan bien pues… 

– ¿A qué responsabilidad te refieres?

– Yo siempre les advertía de las cuestiones importantes antes que llegaran, y les advertí que un pueblo llegaría del Norte y que era peligroso, que debíamos poner guardias por la noche, pero como nuestro pueblo era muy poderoso, con muchas alianzas y como decían que los guerreros no pelean de noche no pude convencerles de que lo hicieran, pensaban que de alguna manera yo les advertiría llegado el momento, pero no he podido hacerlo, les he fallado.

 -¿Cual fue entonces la enseñanza que recibiste de esta vida?

– …. Que no me puedo hacer responsable de los demás, que cada cual aguante su vela… No es mi tarea el preocuparme de cómo lo van a hacer y si lo van a hacer. No es asunto mío, no me puedo responsabilizar de todo...

– Pero si observo tu vida actual parece que sigues haciendo lo mismo, que sigues responsabilizándote de los demás, de cómo hacen las cosas, ¿cómo es eso, me lo puede explicar, qué pasó con esa enseñanza?

No lo sé, supongo que es mi forma de ser, que no puedo cambiar mi deseo de ayudar a otros y como parece que siempre sé mejor que los demás lo que hay que hacer… 

– ¿Qué beneficios te ofrece actuar así con las personas, que obtienes para insistir en responsabilizarte de los demás?

Nada que importe, sólo problemas, pero ya no quiero seguirlo haciendo, no sirve de nada.

Hasta aquí habríamos llegado a la primera idea, hemos visto el problema y la persona ha comprendido, pero estos párrafos anteriores para mi son demasiado lógicos, racionales, y me pregunto: ¿Quién me habla ahora, el indio ensartado con la lanza o la persona que está en la camilla y observa la experiencia y la racionaliza? Percibo poco vínculo emocional con la experiencia, lo analiza desde fuera, como un espectador, no desde dentro, y lo corrobora diciendo que ve ese cuerpo… Por tanto está fuera… ¿Y con esto ha sido suficiente para eliminar la energía de la experiencia y se ha sanado? En ese momento no lo sé, y sólo hay una forma de saberlo:

– …. Ahora, vas a volver al momento justo anterior a recibir el impacto de la lanza, y desde ahí vas a avanzar hacia el momento que te atacan, y cuando llegues a él sentirás mi mano en la zona donde penetró la lanza (le advierto para que sepa lo que voy a hacer, que no le sorprenda).

–  Algo me ha despertado… Noto algo raro… No sé qué es… Salgo de la tienda y una sombra se lanza sobre mí y me clava una lanza en el vientre y…

En este momento, sólo agarrándole la ropa y sin hacer fuerza, empujo un poco su vientre en la zona que describía anteriormente como dolorida y la persona, inmediatamente, se dobla sobre sí misma y se retuerce de dolor, ya no dice que le duele mucho, directamente le duele físicamente. El trabajo que sigue es duro, la persona está experimentando de nuevo la muerte física, se ahoga, seguramente sea la sangre que en aquel momento ascendería a su garganta, no puede hablar, se encoge sobre si misma tal y como tuvo que ser ese momento, ya no hay tiempo ni espacio para la racionalidad, está sumergida en el dolor como si este no hubiese sucedido siglos atrás.

Estas experiencias que no pueden hacer en auto- son muy difíciles y duras de tratar, es muy desagradable ver la persona sufrir de esa forma, pero hay que atravesar ese momento y llevarlo hasta el final, incluso repitiendo el proceso varias veces hasta que tocas la zona de la herida mortal y la persona ya no siente nada; entonces sabes que la carga energética se ha liberado, lo que fuera que estuviera ahí almacenado ya no está, y cuando ya no está sabes que esa energía bloqueada se ha disipado, y si no hay energía no hay nada que pueda provocar efecto alguno en ningún futuro o lugar.

– Ahora que ya has llegado realmente al momento de tu muerte en esa vida, dime que sientes, que piensas…

Dolor del pasado - www.vueloalalibertad.com– Veo el cielo… Estoy en paz… Siento paz… Una infinita paz… Por fin se terminó todo.

– ¿Qué piensas de la responsabilidad, de que lo demás tenían que haberse ocupado de que no querían trabajar y te lo dejaban a ti?

– Que me equivoqué.

– ¿En qué te equivocaste?

– Buscaba ayudar a otros, hacerles la vida mejor y enseñarles lo que para mi era natural, pero ellos en realidad no estaban interesados en nada de todo eso, lo miraban y disfrutaban como un niño un juguete, pero no respetaban lo que les decía, no se lo tomaban en serio… Creían que todo siempre sería así de fácil y sencillo, sin darse cuenta de nada… No sirve de nada preocuparte por lo que tiene que ser la responsabilidad de otros… Nunca más volveré a tomar esta carga.

– ¿Lo consideras una carga?

– Más que una carga es un error, porque así no les ayudas a aprender, si creen que tienes que hacerlo todo por ellos, si no quieren esforzarse así no les ayudas… Los he visto morir y he sentido el dolor de su muerte, pero ahora sé que no soy el responsable de su muerte, sólo ellos pudieron evitarla, pero prefirieron seguir sin escucharme ni esforzarse, no es mi responsabilidad, nunca lo fue.

– Ahora que has sentido el dolor de morir y lo has dejado atrás, ¿hay alguna diferencia en cómo ahora piensas o sientes sobre como pensabas o sentías antes?

– Ahora estoy en paz, antes sentía la angustia y la frustración de verles morir y no haberles podido salvar, haberles fallado y fallado a mi mismo por mi incapacidad para ayudarles… Ahora siento paz, alivio, porque ahora sé que no es mi responsabilidad, nunca lo fue…

Esto se parece mucho a lo que decía antes, pero la diferencia es sutil, porque la voz suena distinta, hay una determinación, una claridad y calma que antes no había, no me habla la persona que empezó la sesión, sino otra.

Dolor del pasado - www.vueloalalibertad.com– ¿Y ahora, puedes partir en paz, o hay algo más que quieras que hagamos, o que crees que debamos hacer, antes de dejar atrás esa existencia para siempre, quedándote sólo las cosas positivas que hubo en esa existencia, y con la comprensión y el conocimiento que ahora has alcanzado?

– No, sólo quiero partir, dejar todo eso atrás.

Ahora sí que tengo la sensación de que hemos terminado el trabajo en esa vida, así que procedo de forma imaginaria a guiarle para que extraiga la lanza (el poder tiene que estar siempre en él), y cuando lo hacemos exhala como si realmente se la hubiese sacado,  y finalizamos con un trabajo con energías, a fin de que llene con ellas ese espacio vacío que ha dejado la lanza y quede equilibrado y sanado.

Resultados

Cuando X20 se incorpora me indica que, aunque el estrés de la responsabilidad había sido desde muy joven el origen de sus dolores de vientre, una cosa que había hecho que aumentara según pasaron los años era la preocupación por las demás personas que dependían de él, y la indiferencia que la mayoría parecían demostrar por hacerse cargo de sus propias responsabilidades, dice: Al final siempre esperan que sea yo el que resuelva sus problemas, incluso parece que quieren que me haga cargo de sus vidas… Eso se parece mucho a lo que he visto ahí. Estas reflexiones, cuando la persona acaba de salir de regresión, son importantes y son más reales que las que pueda hacer nada más empezar, porque todavía sigue con una parte de ella en un estado expandido de consciencia.

Pasado el tiempo me comentó que ya no le dolía el vientre ni tenía ya cortes de digestión, sólo si acaso de tarde en tarde sentía como una molestia, y que cuando lo hacía le servía de recordatorio de que se está preocupando por algo que no era de su responsabilidad.

Explicación sobre la técnica

Tal vez para comprender mejor algunos aspectos de la técnica aplicada en este caso de Terapia de Regresiones sería necesarias algunas aclaraciones:

1. Es fácil confundirse cuando la persona explica en primer lugar su muerte y considerar que ahí ha terminado el trabajo (lo he vista hacer más de una vez, esto no es un caso excepcional), pero dado que toda muerte violenta, y más cuando es inesperada, deja una profunda huella energética hay que considerar que no es así. A ello se añade que la persona nos lo dice: Veo como si me fuera alejando de allí, veo ese cuerpo como si se hubiese podido girar y hasta tuviera la lanza levantada en vertical, con los ojos abiertos mirando al cielo… Deja el cuerpo muriéndose, se aleja, huye como hacemos todos ante situaciones como esas, y de esa forma la experiencia que no ha sido agotada deja una energía que hay que vaciar, la que quedó en esa agonía, porque aunque huyó seguía unido energéticamente a ese cuerpo, y solamente al hacerlo también puede realmente dejar atrás esa existencia y los programas y condicionamientos de la misma.

2. Por ello tenemos el segundo punto, donde vamos un paso más allá en un terreno incógnito, nuevo e inexplorado porque no sucedió. No puedo dar una explicación científica de ni cómo ni por qué funciona esa proyección o recreación, o incluso trabajar imaginariamente con energías, pero lo que cierto es que funciona, porque al experimentar hasta el final la muerte de ese cuerpo el alma agota la experiencia y la energía encapsulada, liberándose de ella y sanando el problema en la actualidad.

No resuelve nada observar y creer comprender (¿cómo comprender algo que no sientes en toda su dimensión?), sino que hay que ayudar a aquella persona que murió a que integre la experiencia y libere esa energía, sólo entonces la experiencia ha sido superada.

Observaciones

1. Esto muestra que no basta con morir y luego llegar a un sitio donde comprendes, te iluminas y bla, bla, bla, bla y ya está, ya puedes seguir a la siguiente casilla/vida porque has aprendido de la experiencia… La prueba de que no es así (y esto es una cuestión siempre repetida en la Terapia de Regresiones), es que sino no hubiese vuelto con los mismos problemas asociados a ella, e incluso peor, porque si el chamán sufrió por una voluntad de ayudar mal entendida, esta persona además de esto tenía un problema físico heredado… Y luego dicen que siempre evolucionamos, porque sí… Pues parece que incluso podemos ir para atrás (repito que este no es un caso único, sino algo normal).

2. Una vez más, como dice el Bhagavad Guita, aquello en lo que ponemos nuestra mente en el último momento de nuestra existencia es hacia donde el Alma va. En el primero punto, cuando se aleja observado de lejos la muerte de su cuerpo, que tenemos que aceptar que fue lo que realmente sucedió, la persona está centrada en la culpabilidad, les he fallado dice, ese es el punto clave, y más allá de las palabras lógicas y racionales con las que rodea esa situación (que dado que ya no estaba allí es dudoso que sean de la persona que está muriendo) están los hechos actuales: Ya no es un chamán, nada más lejos de su realidad, pero seguía cargando con la responsabilidad de los demás, cometiendo una vez más el mismo error, sigue en la misma casilla una y otra vez, y eso no es así sólo para él, lo es para todos.

 

4 thoughts on “Vidas Pasadas y Sus Resultados en el Presente (20)

  1. Monse

    Hola
    Hace unos días escuché en un programa de radio que las personas que tienen dolores en la columna es porque no terminaron de realizar una misión en su vida pasada y me preguntaba si eso es cierto, podrían aclarar mi duda, por favor?

    Reply
    1. vueloalalibertad Post author

      Bueno Monse, la verdad es que la afirmación que me comentas me ha hecho bastante gracia, es divertida… Ni idea de donde se la han sacado, aunque puedo relacionarlo con el bien conocido tema de las cargas emocionales y su localización en la espalda. De hecho, cuando trabajo con alguien para ayudarle a superarse, una de las cosas en que me fijo es en eso, la postura de la espalda, los hombros y dolores asociado a esa zona, pero de ahí a esa afirmación…

      La columna vertebral es una zona que en la mayoría de las persona termina produciendo un día u otro un problema; algunos que dirá que nuestra propia “construcción” física lleva a ello, sin duda, pero también la falta de ejercicio, el sendentarismo y el consiguiente debilitamiento de los músculos del cuerpo, no sólo de la espalda, llevan a tener más facilidad para sufrir este tipo de problemas.

      Esto lo sabe hasta el más despistado, pero vamos a analizar el detalle, porque claro, el de la radio va y dirá: Ya, pero es que debido a que no cumplió esa misión esa zona está especialmente sensibilizada, como si lo oyera, a lo cual, sólo con ese argumento, no puedo decir nada, pero sigamos porque no voy a darte una respuesta ya que no la tengo, pero si tengo capacidad para pensar por mi mismo, así que vamos a averiguar si esa afirmación tiene base.

      Y de esa forma y de paso servirá para otros y otras ocasiones, te voy a mostrar un camino para que tú misma sepas y otros sepan sobre la verdad de afirmaciones, noticias, técnicas, cursos milagrosos y demás. Y si no la verdad por lo menos detectar lo que no es cierto. Así que vamos al punto:

      1. A mi lo primero, es lo que expliqué en un vídeo: Echarme físicamente para atrás y observar desde cierta perspectiva (no me repito aquí con esta técnica, está en ese vídeo), pero si la gente la practicara la prensa ya no vendería un sólo ejemplar en papel, y la hora de las noticias en TV estaría desierta, y no te digo la cantidad de cursos alternativos que se vaciarían. Y una vez hecho esto, hacer la pregunta: ¿Qué percibes al echarte para atrás? Anótalo… No intentes discutirlo o analizarlo, sólo anota lo que sientes, sin más. Pura sensación, pero ahora vamos a un análisis de la mente.

      2. Sigamos con las preguntas (las preguntas y de calidad son la clave): Sabiendo que los traumas de vidas pasadas dejan un impronta energética que puede traerse (y de hecho se trae) a vidas siguientes, ¿y la persona que se cayó en una vida pasada de un andamio y se partió la espalda, o la persona que le pegaron un tiro en la espalda o tuvo cualquier otro accidente en el que le involucrará la espalda…? ¿Por qué le duele la espalda, por la misión o por el trauma? Ya, ya sé, no me lo digas porque oigo ya la respuesta del de la radio: Es que ese hecho le impidió realizar su misión… Vale, evidente, sino sería por el trauma que ha causado ese dolor, y no por la misión… Si hay que mantener que es por la misión el trauma no pinta nada… ¿O son las dos cosas?… Aceptamos pulpo si tu quieres, pero con esta respuesta yo ya apagaría la radio.

      3. Pero entonces, pariendo de eso: ¿Y la persona que, por ejemplo y como se me dio un caso, tiene un dolor de en la zona abdominal sin explicación médica, desde toda la vida, y descubres que murió de un lanzazo en una vida pasada y que ahí está el origen del dolor? Sin embargo, no le duele la espalda… ¿Qué pasa, esa no dejó la misión por cumplir? (Y digo este dolor pero estos casos en todo tipo de localizaciones físicas son muy normales). Ya, ya sé, no me lo digas porque oigo ya la respuesta del de la radio: Es que su misión se terminó ahí y ya no tenía nada más que cumplir, así que tiene el dolor de ese trauma pero no el de la misión… 😀 😀 ¿Vale? Si a ti te vale bien, es tu propia evaluación, pero si ya chirriaba antes…

      ¿Te das cuenta de la inconsistencia, de la debilidad de la afirmación? Desde luego puede haber personas que tengan esa asociación, puede ser, sin duda, pero de ahí a hacer una regla…

      (Pero vamos, de todas formas habría que hablar de la Misión, cosa que ya toqué en Vuelo a la Libertad o el sinsentido del Karma, o el Plan del Alma que también toqué en un par de vídeos, y habría que creer en ello de la forma que normalmente se vende en los círculos alternativos, y en este punto difiero, así que también cualquier cosa relacionada con ello va por otro camino para mi, no por el que van los demás.)

      Así, echándose para atrás y haciendo preguntas de calidad, desafiantes y no sólo buscando que otra persona te responda, es como se descodifican las afirmaciones, noticias y demás que recibes. Si te quedas en lo primero que alguien te suelta estás vendido. Y quizás ahora quién lea esto comprenda por qué la mente está tan denostada y vilipendiada, incluso por el mundo que quiere llamarse a sí mismo espiritual, porque es una herramienta formidable si se utiliza como es debido.

      No he respondido a tu pregunta, pero creo que tú y los demás ya tenéis la respuesta.

      Saludos.

      PD. Como un detalle para terminar, de algo muy repetido y que se atribuye a Buda:

      No creáis en nada simplemente porque lo diga la tradición, ni siquiera aunque muchas generaciones de personas nacidas
      en muchos lugares hayan creído en ello durante muchos siglos.
      No creáis en nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo crean.
      No creáis en nada porque así lo hayan creído los sabios de otras épocas.
      No creáis en lo que vuestra propia imaginación os propone cayendo en la trampa de pensar que Dios os lo inspira.
      No creáis en lo que dicen las sagradas escrituras sólo porque ellas lo digan.
      No creáis a los sacerdotes ni a ningún otro ser humano.
      Creed únicamente en lo que vosotros mismos hayáis experimentado, verificado
      y aceptado después de someterlo al dictamen del discernimiento y a la voz de la conciencia.

      Reply
  2. karla

    Hola!
    Algo así me pasa a mi, tengo un dolor en la parte superior de mi cabeza, solo es en una delgada linea que se puede trazar con un dedo, nunca me he golpeado la cabeza y menos en esa zona, pero siempre me ha dolido desde que tengo memoria; cuando leí sobre vidas pasadas se me ocurrió que tal vez en alguna vida llegué a morir por un golpe en la cabeza, tal vez con la punta de un hacha porque son cerca de 8 cm en linea recta y a los lados de esta franja no me duele nada. Fuera de eso no he tenido alguna regresión, no por miedo a revivir ese momento, sino porque no tengo personas cerca que puedan hacerlo.

    Reply
    1. vueloalalibertad Post author

      Es muy posible, si tienes esa imagen quizás no sea casual. Hay muchas personas que tienen dolencias que médicamente no pueden explicarse, no hay nada que lo justifique, pero el dolor sigue y, curiosamente, en regresiones muchas personas han dejado atrás ese dolor porque, precisamente, han vuelto al momento del origen y lo han sanado.

      Paradojas sorprendentes si quieres, pero que nunca me han dejado de asombrar, a pesar de haberlo visto muchas veces.

      Saludos.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *