Vidas Pasadas y Sus Resultados en el Presente (10)

UNA EXISTENCIA QUE MUESTRA COMO NUESTROS APEGOS NOS CONDICIONAN

¿Es posible que en nuestro presente, en nuestra vida actual, nos afecten las vidas pasadas que hemos experimentado y ello incida en cómo experimentamos nuestra vida y sus resultados? De ser así, ¿cómo y por qué? Con la Terapia de Regresiones estas preguntas se pueden responder.

Caso anterior

Nota previa

Como expongo en Vuelo a la Libertad o el sinsentido del Karma, soy esceptico acerca una serie de creencias generalmente aceptadas en torno a la reencarnación, el Karma, la evolución, etc… Una de estas creencias es que vamos evolucionando vida tras vida, aprendiendo a través de las experiencias y dejando atrás aquellas cosas que no nos son útiles en nuestra evolución.

Porque repetidas veces he observado como ciertas personas van insistiendo de forma repetitiva en los mismos patrones, con los mismos apegos y reviviendo situaciones en una especie de bucle que parece que no tiene fin. No es porque renazca que puede dejar atrás ese patrón repetitivo, sino porque se haga cargo de ello aquí y ahora, en el plano donde se originan todas las programaciones que llevan a esa repetición.

Evidentemente no puede establecerse una Ley con estas experiencias, al igual que no debería pretenderse establecerse otras leyes sobre nuestra evolución por otras experiencias igualmente limitadas, aunque sean algunos miles, porque somos miles de millones, por mucho que puedan ser autocomplacientes, esperanzadoras o, incluso, parezcan estar apoyadas por acreditados títulos (normalmente ajenos al mundo espiritual), o por venerables y antiguas creencias porque, al fin y al cabo, durante miles de años venerables y antiguas creencias, así como respetados intelectos, decían que la tierra era plana y que era el centro del Universo, y no por eso era cierto.

Caso ejemplo número 10

Siempre oculto la identidad e, incluso, el sexo de la persona de la cual aporto la experiencia, pero en este caso tengo que hablar del sexo de la persona que hoy voy a llamar X10, es un hombre, y es importante creo porque creo que puede ser importante para alguna persona.

Este hombre tiene una relación sentimental con una persona sumamente difícil. Por una lado no puede dejar a la mujer con la que está y, por otra, no puede estar con ella, ¿les suena? Tiene una especie de fijación, al igual que ella parece que la tiene con él, pero la relación no es feliz porque no dejan de discutir y, al mismo tiempo, él nota como tiene reacciones cada vez más violentas, pero no lo es en su naturaleza −sus intereses en el campo de lo espiritual lo apoyan, además del hecho de decidirse a hacer una regresión buscando una solución−. Como se da cuenta que el problema va a más quiere atajarlo antes de que pueda ir a peor, habla de ello con mucho nerviosismo, incluso diría que miedo.

Proceso

Tras la relajación y que haya logrado introducirse en la experiencia:

− Estoy en Italia, en el Sur, sobre primeros de 1900, quizás 1925… Soy un mujer, morena, muy guapa, joven… Muy alegre… Tengo como veinte años, quizás alguno menos y estoy en mi boda. Soy muy feliz.

− ¿Por qué es importante ese momento para ti?

− Porque soy muy feliz, es el momento más feliz de mi vida.

− ¿Cómo te llamas?

− Carmela… No, Camila… Camilia… Algo así.

− No importa, ¿ves a tu novio? ¿Cómo se llama?

− Se llama Carlo, es muy guapo y fuerte, es más mayor que yo, es un hombre importante en el pueblo.

− ¿Vives en un pueblo?

− Sí y no… Es un pueblo, pero muy grande, no llega a ser una ciudad.

Hay todo una diálogo de cosas menores que van centrando la persona en esa vida pero que no son relevantes para el caso, cuando le pido que vaya adelante en el tiempo a un momento importante se le descompone el rostro.

− Esto es muy duro.

− ¿Qué sucede?

− Mi marido es muy celoso, se enfada mucho y me pega, dice que provoco a los hombres, pero no es cierto, yo sólo le quiero a él, él dice que a ver cuando me quedo embarazada y dejo de tener tiempo para andar por ahí tonteando. Pero no es cierto, yo le quiero, tengo una buena vida, mis padres eran pobres, pero ahora tengo todo lo que cualquiera de mis amigas quisieran, no tonteo con nadie. Pero el problema es que no me quedo embarazada y cada vez es más violento.

− Avanza en el tiempo a un momento importante, dime que está pasando.

− Estoy en una cama, me estoy muriendo.

− ¿Qué ha pasado?

− Al final me quedé embarazada, pero mi marido no creyó que fuera suyo, había pasado más de cuatro años desde que nos casamos y ya casi no teníamos relaciones, así que cuando le dije que estaba embarazada me dijo que era de otro y me dio una paliza, provocándome el aborto, y por eso estoy muriendo, me duele mucho, siento mucho dolor.

− Avanza en el tiempo, ¿qué sucede?

− He muerto.

− ¿Que observas, que sientes, que piensas…?

− Que no es justo, siempre fui buena, siempre me porté bien con él, le fui fiel, cuando me casé con él no le quería, sólo era una solución a mi vida, pero quizás si no me hubiese pegado tanto hubiese llegado enamorarme de él, pero es una bestia (curiosamente habla de ella en pasado y de él en presente).

− Vete justo al momento que abandonas tu cuerpo en esa vida y dime qué piensas con respecto a él, con lo que te ha hecho en ese momento.

− Que nunca le voy a perdonar, quiero que sufra lo mismo que me ha hecho sufrir a mí, quiero que pague por todo el dolor que me ha hecho sufrir, quiero que muera.

− Ve atrás en el tiempo al momento de tu boda, ¿estás ahí? (esto es fácil porque había anclado ese momento para poderlo rescatar si era necesario más adelante).

− Sí.

− ¿Te sientes de nuevo feliz?

Sí, mucho (se nota en el rostro que esa felicidad, cuando un momento antes todo era dolor).

− Mira el rostro de tu marido, fíjate en sus ojos, ¿te recuerdan los ojos de alguien? ¿Te recuerdan a alguien?

Es .…… (nombre de su actual pareja, no ha dudado).

Hacía rato que sospechaba este desenlace, ya había visto cosas parecidas antes, así que acompaño a la persona al momento posterior a aquella vida para procurar la comprensión y sanación de esa programación

− ¿Qué relación tiene para ti todo lo que has visto con tu actual problema, tiene alguna relación?

− Yo no quiero ser violento, yo no soy así, pero no puedo evitarlo y, es que ella en realidad siempre me está provocando (algo que no te he dicho antes), parece que le gusta verme perder los nervios, incluso a veces la que empieza con los insultos es ella, si no me pega es porque creo que tiene miedo a mi reacción. Yo no quiero ser violento, pero no puedo evitarlo y al final voy a hacer lo que ella me hizo a mí, y no quiero, no quiero, pero no puedo evitarlo, va a suceder si no hago algo, la odio demasiado por lo que me hizo.

Quizás por primera vez ha expresado sus sentimientos verdaderos, porque aunque las personas mueran los viejos lazos se niegan a hacerlo.

Desde ese espacio hacemos un trabajo de comprensión y perdón, desligándose de todo ese pasado, para lo cual también pasamos varias veces, incluso con más detalle, por los momentos previos a morir −con todo el dolor que conlleva− hasta que deja de afectarle esa experiencia y puede mirarla con indiferencia, como si no fuera con ella, deja de haber la menor sensación, ya no está presa dentro de la experiencia, la ha liberado.

Resultado

Muy poco tiempo después rompió la relación con esa persona, por lo que me dijo la ruptura fue muy violenta por parte de ella, pero él no reaccionó ni una sola vez con violencia, ni siquiera levantó la voz, era como si le hablara alguien que no tuviera nada que ver con él. Me explicó que no podía seguir con ella porque, a pesar de haber perdonado a Carlo y serle totalmente indiferente ese pasado, cuando la miraba veía todavía toda la violencia de ese hombre en sus ojos, veía que era una persona muy agresiva y que la relación no tendría futuro, aquello no podría terminar nunca bien.

Conclusiones

Volviendo a la frase del principio en la que discrepo: … Aprendiendo a través de las experiencias y dejando atrás aquellas cosas que no nos son útiles en nuestra evolución. ¿Qué aprendió de aquella vida? ¿Por qué no pudo dejarlo atrás? Porque, desgraciadamente y en general, no elegimos nuestras vidas de forma tan sabia, y con tanto control, como nos quieren hacer creer. Cuando, al final de la terapia, se libera de la experiencia no hay enseñanza en ello, la persona ya sabía que eso no estaba bien, por la razón que fuese cayó como víctima de la misma, esa debería ser la lección: Cómo no caer en el papel de víctima.

Por otra parte, ¿qué tiene que ver el Karma tradicional, el de causa-efecto, con la muerte de una mujer a manos de una persona con esa clase de violencia? Esta es la razón por la que no creo en esa clase de Karma, sólo es un instrumento muy viejo y usado de control mental, y si lo dudan miren el mundo a su alrededor y observen, ¿realmente tanta injusticia en el mundo es fruto de la justicia del Karma? Y que no me contesten los que me dicen que Dios está en ti o Tú eres Dios, que hay cosas en las que hay que tener fe y confianza y creer en ellas porque están más allá de mi entendimiento… ¿En qué quedamos? O soy Dios o parte de él, con capacidad para entender y saber, o un humilde y ciego siervo sin otra capacidad que creer y obedecer lo que me digan, elijan ustedes lo que son.

Comprendo, también, que puede decirse que, tal vez, ella en una vida anterior hizo algo mal y que esa experiencia le enseñó, pero lo único que yo veo aquí es una persona que era buena, que murió de forma injusta y que, aún a pesar de su bondad, empujada por el dolor del momento decidió hacer pagar a aquella persona su muerte. Sin embargo, gracias a esa bondad y también a que en los tiempos que corren tenemos técnicas como la de Terapia de Regresiones y que, además y muy especialmente, nació en una sociedad que permite que la gente que quiera pueda distraer tiempo y recursos en estas cuestiones, pudo evitar seguir enganchada a unas órdenes y programaciones inconscientes y, diría más, inevitables, llevándola a hacer algo irreparable y, tal vez, volver a crear otras órdenes en base a esa culpabilidad. En otra sociedad más violenta, o que apoyara la violencia de los hombres y su dominio sobre la mujer, ese ciclo seguramente habría continuado. No infravaloremos nunca, como algunos pretenden, la importancia de la evolución y cierto bienestar social para propiciar la evolución humana y espiritual… Primo mangiare dopo filosofare… Quizás por eso este bienestar es tan atacado por parte de los que nos pastorean…

Porque Imaginemos la situación en la que podría haber terminado: No puede controlar su programa de muerte, que es un deseo grabado a fuego en su alma, lo cual lleva a un resultado fatal, y cuando a su vez llega el momento de morir −como es una buena persona− se siente culpable por lo realizado y, en el momento de tránsito, dice algo como por ejemplo: Nunca habrá perdón para lo que he hecho, o, daría lo que fuera por haber sido el que muriera… ¿Se dan cuenta del proceso..? Otra vez el papel de víctima… Esto no es una teoría, lo he visto otras veces en procesos de varias vidas, donde vamos cambiando el papel de víctima y verdugo de forma interminable.

Si queremos fantasear, incluso podemos imaginar que esa persona en una vida anterior mató, incluso involuntariamente a otra, y llena de culpabilidad dijo en el momento de morir algo como hubiese preferido mil veces morir yo a que nadie muriera por mi culpa… Quién sabe… Yo no lo sé, sólo intento comprender.

El desencadenante fue una muerte violenta e injusta, seguida de la reacción normal de una persona cuando no está en ningún plano elevado, sino todavía en este tras morir, con todos sus deseos, sueños, pensamientos, creencias… ¿Cómo te podrías sentir cuando te acaban de asesinar con esa violencia e injusticia llena/o de vida y juventud?

_____________________________

PD.: Que nadie vea en este ejemplo paralelismo alguno con los actuales casos de violencia en la pareja, porque he observado también casos donde, vida tras vida, hay una persona que sufren la violenta de otra, constantemente como víctimas de la misma persona. Parece hay almas que no son tan bondadosas como nos quieren hacer creer, y me recuerda más bien a ese personaje de la película Atlas Cloud que al final termina siendo algo como un espíritu maligno. X10 sabía que lo que sentía estaba mal, no lo justificaba, más bien incluso disculpó cierta provocación por parte de su pareja ocultándolo, nada que ver con las personas violentas que sienten siempre justificada su violencia. De hecho X10 se separa de su pareja porque observa que la violencia sigue viviendo dentro de esa persona, ¿qué le enseñó a esta el matar a alguien si sigue igual? La evolución de las personas está en otro lugar que en la reencarnación por si misma. La reencarnación, para mucha gente, es como pasar todos los días por la misma calle para llegar a donde han decidido ir, sin mirar siquiera que hay en esa calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *