Vidas Pasadas y Sus Resultados en el Presente (7)

UNA EXISTENCIA DE SAMURAI

¿Es posible que en nuestro presente, en nuestra vida actual, nos afecten las vidas pasadas que hemos experimentado y ello incida en cómo experimentamos nuestra vida y sus resultados? De ser así, ¿cómo y por qué? Con la Terapia de Regresiones estas preguntas se pueden responder.

Caso anterior

Nota previa

Este caso me resulta muy interesante: Una vez más me confirma que no es cuestión, cuando preguntas qué es el Karma real, de Karma tradicional lo que nos sucede, el de causa-efecto, porque no tendría sentido, sino que el que realmente pesa es el Karma que llamo esotérico, ese que es oculto y del que nadie habla, sino que además incluso puede darse una afección física en la persona resultado de dicha existencia (de ella hablará al final).

Caso ejemplo número 7

La persona X7 plantea que tiene una intensa resistencia natural contra la autoridad, no es que no sepa adaptarse cuando encuentra alguien en posiciones jerárquicas superiores a él, pero para ello necesita que se le demuestre claramente que el que está en esa posición tiene el derecho a estarlo, siente que interiormente se revuelve contra todo lo que supone autoridad impuesta porque sí. Lo ha tomado siempre como una fuerte tendencia a la independencia, pero ha detectado que es algo más que eso, ya que lleva muy mal las órdenes porque sí y hasta las personas que socialmente tienen una jerarquía por su trabajo −como por ejemplo la policía que no ejerce dicha función como servicio, sino como yo tengo el poder−.

Cuando entra en regresión salta a una vida en Japón donde se ve como un samurai, y transcribo directamente lo que dijo:

Lo primero que me llegan son las imágenes de una ejecución, cuando consigo disipar las dudas me encuentro con qué están ejecutando una mujer…

… Veía mucho colorido, esperaba más bien mi ejecución, pero es la de una mujer y el colorido es por el kimono. Estoy presente, enfrente de ella a su derecha. Llevo armadura.

Cuando le cortan la cabeza siento como el golpe hace que me convulsione, comprendo que tengo algo con ella y la historia se va desgranando.

Parece ser que tenía una historia con ella, no sé bien si estábamos todavía casados o no, pero el señor al que sirvo decide que va a casarse con ella, pero no lo hace por amor, sino que claramente nos ve un día juntos mirándonos a los ojos y decide ejercer su poder tomándola como esposa, no queda más que aceptar.

Pero además, incluso sabiendo mi relación con ella y sólo para ver mi reacción, me enfrenta a ese hecho haciendo la declaración de su decisión ante los demás. No reacciono, pero el ve, se da cuenta perfectamente de que contengo mi rabia porque no soy capaz de mantenerme totalmente impasible. Pero tampoco me teme, en realidad me desprecia, observo su sonrisa de superioridad, de regocijarse en el dolor ajeno, parece que disfruta de ese poder de infligir dolor.

Comprendo que nosotros terminamos desafiando su decisión y que él lo esperaba y deseaba. Creo que en nuestra desesperación y amor terminamos en la intimidad y ello, que evidentemente se iba a saber, lo cual hace que nos condenen por traición a muerte. Ella tiene que morir antes y yo tengo que verla morir, luego me toca a mí, pero por alguna razón dejan que haga Sepuku, aunque apenas noto el corte del cuchillo en el vientre siento el golpe en el cuello por la espada del ejecutor que está a mi izquierda.

Al salir de esa existencia la decisión, la afirmación, es: No voy a volver a aceptar órdenes de nadie, odio la autoridad, su injusticia, su insensibilidad, su desprecio de todo, hasta de las personas que le sirven con más fidelidad.

¿Hay algo más definitivo que decir? La orden en ese momento final es definitiva y cumple con lo que dice el Bhagavad Gita: Porque aquello en lo que uno piensa en el último momento de su vida, es con certeza hacia lo que el alma va, debido a la afinidad que tiene con esa determinada naturaleza. Toda su resistencia a la autoridad viene de aquí.

En cuanto a la afección física es que esta persona tuvo un problema de cervicales y en las radiografías le detectaron que uno de los huesos de las mismas tiene una cierta deformación, como si se hubiese desgastado más de lo normal en el ángulo posterior del mismo. No sé si es algo residual de aquella vida pero podría corresponder al lugar donde impacto la espada al cortarle la cabeza.

Una vez más, para mí queda claro que el Karma de causa-efecto, del que todo el mundo habla de como generador de nuestra vida no tiene sentido. El que esta persona tenga, al día de hoy, tanto un problema personal como una afección física por haber sufrido en el pasado una injusticia carece del mismo, aunque se pueda argüir que la persona no aceptó dicha autoridad y la desafió, la verdad es que fue una víctima de una persona cruel llena de soberbia y poder, tantas como las que conocemos hoy que incluso son condecorados por premios internacionales y que viven, y hasta mueren, rodeados de abundancia y honores; podemos, igualmente, decir que el futuro estas tendrán su castigo porque el Karma tradicional de causa-efecto cumplirá su papel, comprendo que es consolador y esperanzador, pero de momento eso es sólo un dogma de fe, una esperanza de justicia que en la realidad del día a día no podemos observar.

el-poder-de-la-mentePero cuando piensas en qué es el Karma real y por el cual escribí Vuelo a la Libertad o el sinsentido del Karma, el Karma esotérico que llamo así porque su conocimiento y poder nos ha sido ocultado, si que aquí tiene una clara e indudable influencia: La declaración final en el momento de morir refleja perfectamente la resistencia instintiva, y que le cuesta controlar, que la persona X7 siente contra esa autoridad sin sentido que abunda tanto en posiciones de jerarquía, ¿cuántas personas que son calificadas como rebeldes y, quizás, hasta violentas contra la autoridad no han sufrido experiencias similares en el pasado y tal vez por eso tienen dicho carácter…?

La historia está repleta de déspotas que han llevado al sufrimiento y la muerte a miles y millones de personas, podría muy bien ser así y no un problema de las personas por su falta de adaptación social, como tanto gusta hacernos creer para, además como en tantas otras cosas, hacernos sentir culpables por algo de lo que sólo somos víctimas (os dejo más abajo un interesante vídeo sobre los psicópatas en posiciones de poder, lo que vendría una vez más a mostrar que hay otras cuestiones que el Karma tradicional no puede explicar, sino el mundo sería algo más justo).

Enlaces Relacionados

¿Es Tu Jefe un Psicópata?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *