Ejercicio para Limpiar o Liberar el Karma del Presente – Aceptación (3/3)

Entre los diversos ejercicios que considero importantes para limpiar o liberar el Karma está el que yo llamo para limpiar el Karma del Presente, del cual ahora os incluyo la tercera y última parte correspondiente a las Aceptaciones.

Segunda parte

En la primera parte investigamos y ordenamos que es aquello que en nuestra vida nos está restando energía, en la segunda nos dirigimos a nosotros mismos para liberarnos del hábito de sentir y pensar de cierta forma, dejando espacio para las cosas nuevas que ahora vamos a permitir que entren. Hay que recordar siempre que antes de que pueda entrar nada nuevo en un espacio, el que sea, hay que hacer hueco para ello.

Aceptación:

A mí esto de las frases positivas nunca me ha dado mucho resultado positivo 😉 , tengo que reconocerlo, pero he aprendido que hay formas que pueden ser más eficaces y esta es una de ellas.

Una vez que has hecho el trabajo de Renuncias, entonces y sólo entonces, pasas a este punto. Mientras que haya cosas en tu lista de Renuncias que no hayas llegado a sentir que realmente son ajenas a ti, es mejor seguir en ese punto, no vas a ganar nada pasando a este.

Pero si has llegado a ese punto, coge cada una de tus renuncias y transfórmala en la aceptación de lo que deseas. Ejemplo continuación de la renuncia que ya vimos: Yo, …….., acepto una relación perfecta con mi jefe y la responsabilidad que implica/supone para mí, o si lo prefieres pero no necesariamente: Yo, ………., acepto un nuevo jefe con una relación perfecta con él y la responsabilidad que supone para mí. Tienes que hacer la lista completa en papel para que puedas llevarla contigo y consultarla en cualquier momento, además te servirá más adelante para añadirlo de una forma concreta a la meditación (si tienes interés en este punto me lo puedes pedir a mi e-mail y te lo haré llegar).

 

www.vueloalalibertad.com

A tener en cuentaCuando se habla de frases positivas hay algo que siempre es un freno: Hablar en presente y positivo diciendo que tengo tal o cual representa un esfuerzo innecesario, realmente la inmensa mayoría sabemos que eso no es cierto por mucho que queramos, pero si decimos que aceptamos una determinada situación, objeto o lo que sea es cierto, no hay resistencia, no puede haberla si realmente eso es lo que deseamos. Sin embargo, tengo que destacar dos cuestiones:

Primero: Hay que crear una frase que no deje lugar a dudas y que no genere fricciones internas. A modo de ejemplo, cuando decíamos Yo, ……, acepto un nuevo jefe…, si estás pensando en que te van a despedir o que tu vas a conseguir un nuevo trabajo estás generando como poco dudas, más en estos tiempos, o incluso nuevos conflictos. Resultados como estos en cualquier área deben evitarse.

Segundo: Es importante la segunda parte de la frase diciendo que acepto la responsabilidad…. Es clave aceptar la responsabilidad porque eso también puede ser un freno. Imaginemos que quieres un coche nuevo: Yo, ………, acepto tener un magnífico coche nuevo, potente/ecológico, lujoso/económico (tus opciones pueden ser muy diferentes) y la responsabilidad que tener ese coche nuevo supone. ¿Por qué? Porque decir acepto sin más es darle la espalda a esa vocecita interna que nos dice: Ya, ahora vas a obtener un coche nuevo y vas a estar preocupado cada vez que lo dejes en la calle no vaya a ser que te lo arañen o que te lo roben, con tu cacharro actual eso ya no es un problema…

Por otra parte, la palabra acepto tiene también mucho de renuncia, uno se entrega al mayor sentido que le da a la propia vida, quiero decir: Nuestras aspiraciones más profundas son, muchas veces, cosas que nosotros mismos no hemos reconocido puedan ser para nosotros, nos han repetido por todas partes que tenemos limitaciones, que no podemos, nos lo hemos dicho a nosotros mil veces… Decir que aceptamos es rendirnos también a lo más elevado que vive dentro de nosotros, a nuestras máximas aspiraciones, y en la rendición puede haber mucho poder porque dejamos de luchar, dejamos de esforzarnos inútilmente por cosas que tienen que fluir, ¿o no os habéis dado cuenta que las mejores cosas de vuestra vida normalmente llegaron de una forma simple, sencilla? Si, quizás tras muchos intentos o lo que fuere, pero cuando la fruta cae lo hace sin esfuerzo, parece que todo se pone de acuerdo para que eso que habéis buscado tanto, consciente o inconscientemente, llege a vosotros cuando menos esfuerzo estáis haciendo.

Repetición de las aceptaciones:

Lo mismo que con la Renuncias, ¿cuántas veces…? Hasta que llegues a sentirte realmente mejor con respecto a cómo ves tu mundo, hasta cuando obtengas resultados o hasta llegar a un momento en que cuando, tal vez, te encuentre todavía con lo que no te gusta de tu vida no sientas nada negativo con ello, te sientas despegado y digas sin pensarlo para ti: Yo, ……., he aceptado y acepto…. y la responsabilidad que supone… y realmente sientas que esa es tu realidad y que, realmente, aceptas la responsabilidad de que así sea. Como he dicho en otro sitio, con este tipo de cuestiones no hay garantías, pero merece la pena intentarlo, no te vas a quedar como estabas a buen seguro, cuando menos algo bueno te va a aportar.

Otra cosa, por muy bien que se te dé escribir a máquina el ejercicio se debe hacer como en las Renuncias, a mano, con bolígrafo y papel y, si es posible, repitiendo en voz baja la frase que estás escribiendo. Parece una tontería pero no lo es.

Una última recomendación:

Ten mucho cuidado a qué quieres renunciar y qué quieres aceptar en tu vida, conlleva una responsabilidad y esta significa que has asumido las consecuencias de tus decisiones; estas consecuencias de las que dices responsabilizarte, más que la propia aceptación que has declarado, tienes que tener muy claro que puedes asumirlas… Examínalo bien antes de empezar, porque cuando a mí me explicaron este ejercicio no me explicaron este punto, lo he añadido por mi propia experiencia y es clave, si no lo haces y no mides bien tus palabras te podrías llevar sorpresas poco agradables.

Recuerda: Ten cuidado con lo que pidas, no vaya a ser que te lo concedan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *