Efectos de las vidas pasadas en el presente (3)

UNA EXISTENCIA QUE GENERÓ UNA LIMITACIÓN EN EL PRESENTE

¿Es posible que en nuestro presente, en nuestra vida actual, nos afecten las vidas pasadas que hemos experimentado y ello incida en cómo experimentamos nuestra vida y sus resultados? De ser así, ¿cómo y por qué? Con la Terapia de Regresiones estas preguntas se pueden responder.

Caso anterior

Caso ejemplo número 3

Como ya señalé en la primera entrada de esta serie de casos de regresiones que incluyo en este apartado,  Brian Weiss puso un ejemplo magistral de cómo nos afectan las vidas pasadas en su libro “Muchas Vidas Muchos Maetros”, y este fue el libro que me acercó al mundo de la Terapia de Regresiones de Vidas Pasadas, porque me mostró la clara realdiad de que nuestras pasadas vidas podían influir en cuestiones clave de nuestro presente, más allá del hecho de pagar o no Karma como los tradicionalistas dicen sucede, y con lo que no estoy de acuerdo como cualquiera que haya visitado este blog ya sabe.

No es posible detallar en todos sus aspecto una regresión, sería demasiado largo y muchas veces aparecen cosas no relacionadas, pero en el sentido de problemas que tenemos en nuestra vida presente quiero poner un ejemplo aquí de cómo algo que sucedió en una vida pasada puede limitar nuestro presente y como esta limitación no tiene nada que ver con pagar Karma, sino es simplemente una programación fruto de un accidente.

En este caso el paciente X3 tiene graves problemas en lo que resulta algo tan básico al día de hoy como conducir. En un momento dado, sin que sepa muy bien por qué, empezó a tener problemas y miedo al hecho de conducir. Como indicaba: Lo más preocupante es que ese temor cada vez se incrementa, no llega a ser una fobia pero noto como lo que empezó siendo algo parecido a una prudencia muy marcada ahora ya es claramente un temor que me limita y que cada vez va a más. Esto, dicho sea de paso, es lo que suele suceder con las fobias, cada vez van a más a menos que se traten.

La persona entra en regresión y observa una vida con muchos puntos de interés que podremos ver otra vez, pero la clave es el momento de su muerte:

… veo la escena de mi muerte. Hay un carro tirado por un caballo y un coche negro que está circulando por la calle. No sé por qué motivo el coche hace sonar la bocina, o debido al ruido del motor, el caballo se encabrita y se tira encima del vehículo. El conductor para evitar que el caballo le caiga encima gira el volante y sube encima de la acera llevándoseme por delante, me hace volar por los aires y caigo de manera que me desnuco. La muerte no me causa ningún trastorno porque lo veo desde fuera.

Ahí tenemos la razón de su temor a los vehículos y algo muy interesante: La persona indica que la muerte no le causa ningún trastorno porque la ve desde fuera; esto es algo muy común en muertes violentas, es usual observar que un instante antes de la muerte la persona parece que se proyecta fuera de sí misma. Ahí es donde se queda almacenada la energía de la experiencia porque no ha terminado de experimentar la misma, es evidente que el cuerpo ha sufrido el impacto, el dolor, pero la energía de todo ello no se ha agotado porque la persona ya no estaba allí y hasta que no se agote estará afectado a la persona. Es como los traumas de nuestra vida presente que hemos enquistado pero que, sin embargo, seguirán afectado a nuestra existencia, y a menos que los saques a la superficie y los trates no podrás eliminar sus efectos.

Una vez tratada esa experiencia, no de forma inmediata pero si con un poco más de apoyo, la persona terminó por eliminar su temor a conducir y hoy es un asunto olvidado.

Como vemos no hay mal Karma en sufrir por una determinada situación, sólo un programa fruto de una experiencia anterior que sigue operando en nuestra psique o en algún lugar recóndito de nuestro interior. Dicen en la India que siempre que nos reencarnamos hay uno de los cuerpos energéticos que es el mismo: El cuerpo energético emocional. Ello tiene mucho sentido porque cuando trabajamos con la Terapia de Regresiones siempre seguimos la pista de las emociones, ellas son las que nos guían y nos llevan al origen de cualquier conflicto.

 Caso siguiente

4 thoughts on “Efectos de las vidas pasadas en el presente (3)

  1. Rogelio Mejia

    Hola buenos dias . Soy de Guatemala y quisiera someterme a una regresion a vidas pasadas ya que edtoy padeciendo depresion y falta de deseo de vivir ya que siento que no me he podido realizar en la vidad. Tengo un sentimiento que soy un inutil. Tengo 42 años

    Aqui en Guatemala no hay donde hacermelo
    Necesito salir de trauma.

    Reply
  2. Paula García Mansilla

    Me han recomendado que haga esta terapia. Estuve leyendo la página pero entiendo pero no entiendo. Me cuesta creer que algo que del pasado me pueda afectar en mi vida. Me confunde el tema de la reencarnación que aquí no se nombra pero veo ciertas similitudes. Soy católica y pienso que esta terapia no se condice con mi fe lo que me da miedo. Tengo la oportunidad por un amigo que es bastante importante en este tipo de terapia que me asegura que me voy a curar, No sé qué hacer. Todo es muy interesante y prometedor.
    Dicha persona me dijo que era un caso especial o justo para esta terapia porque si bien ambos sabemos lo que me pasó cuando era chica según él no está curada la raíz.

    Reply
    1. vueloalalibertad Post author

      No conozco los detalles de tu caso en particular por lo tanto no puedo decir, pero las Regresiones tienen un amplio espectro de temas sobre los que trabajar y sanar. Lo que si que en mi caso no hago es hacer promesas sobre sanaciones, mejoras o lo que sea, porque llegar a ese punto no es como darle a un interruptor, hay mucho más.

      Por otra parte, los católicos no creen en la reencarnación porque siguen las órdenes de un emperador romano, Justiniano, que convocó un concilio en Constantinopla en 543 para prohibir esta creencia que formaba parte del Cristianismo hasta ese momento, con lo cual una cuarta parte de la historia del cristianismo incluía esta creencia. Incluso los judíos creen en ello, aunque desde el siglo XVIII no hablan mucho de ello, pero he tenido en mis manos un libro de uno de los más importantes rabinos de Nueva York y hablaba de ello con toda naturalidad. Así que no es contrario a nada, sólo a las creencias instituidas.

      Espero que esto pueda ayudarte. Saludos.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *