El significado tradicional del Karma no funciona

(Estas entradas tienen por finalidad explicar y aclarar algunas cuestiones que sobre el sentido del Karma, o su sinsentido, están contenidas en “Vuelo a la Libertad o el sinsentido del Karma” – 2/4)

Por qué no funciona el significado tradicional que se le atribuye a la palabra Karma

Decía cerrando mi anterior entrada que “uno de esos condicionamiento es creer que estamos ligados a esos actos tantas veces inconscientes o involuntarios que, según la tradición genera del Karma, habremos de pagar y purgar…”

Bien, vamos a pensar sobre esto de la ley de la compensación que es, según la versión que yo llamo tradicional, lo que es el sentido de la palabra Karma, lo que significa. En primer lugar el juicio sobre la bondad o maldad que una persona haya hecho sólo se puede hacer si todos partiéramos de un mismo e igual punto de partida, de la misma base, pero eso es imposible porque no hay dos vidas iguales y vamos a un ejemplo un poco extremo pero muy válido, porque seguimos el principio de que si un razonamiento llevado a sus últimos extremos sigue siendo válido es que es válido, sino no lo es, e imaginemos el siguiente caso:

África, un niño secuestrado al que arman y preparan para matar, se convierte en un señor de la guerra y es un ser que realiza todo lo malo que uno se pueda imaginar y un buen día se muere, ya sea que lo maten o lo que sea. ¿Quién condena a ese hombre? Esta claro que las leyes humanas tendrán que hacerlo si le cogen, pero… ¿Y más Arriba? Al fin y al cabo sólo fue una víctima, no tuvo opciones de educación ni de elección, sólo se enfrentó a la única ley que impera realmente en este plano energético: La supervivencia. Y, como todos, hizo lo mejor que pudo con lo que le dieron.

Ahora ustedes me dicen que no, que nadie le condena más Arriba, sino que es el que se condena cuando observa lo que ha hecho. Falso también, el no podía hacer otra cosa que la que hizo, no tuvo elección y si se condena se está equivocando, es un error que se condene por algo que no pudo elegir, por lo menos de forma consciente y responsable. Aquí alguien dirá que estaba pagando Karma… ¿Qué clase de Karma se paga que te lleve a ser un asesino y un criminal? Lo siento pero el razonamiento llevado a sus extremos no funciona.

Y ahora cojamos el otro extremo, alguien que nace rodeado de todas las comodidades y que no le falta de nada, que crece con una buena educación y llevado por un interés innato hace meditación, ayuda a la comunidad, etc., etc., etc… Vale, este está generando buen Karma y cuando llegue su momento recogerá buen Karma… ¿Es justo? Bueno, alguien dirá que antes generó buen Karma y que por eso disfruta de esa vida, lo cual llevado al último extremo nos dice que los nacidos en familias como los Rockefeller o los Rothschild debían de haber sido muy buenos… Lo cual si lo pensamos un poco y observamos los actos de los miembros de estas familias tampoco cuadra.

Y es que el significado o sentido del Karma tradicional nos calma las inquietudes porque le da una dirección, una validez, a nuestros esfuerzos por hacer mejor las cosas, pero especialmente lo que le da es un sentido como herramienta de control que es lo que en realidad es. Hay algo que digo siempre y es que todas las “organizaciones de conocimiento”, ya sean religiones, sectas, sociedades secretas o lo que ustedes quieran sólo tienen un fin último: Controlar a las personas, buscar su obediencia.

Si miramos atentamente todas dicen lo mismo: Tu haz lo que yo te digo porque así te va a ir bien, eso sí… En el futuro. En otra vida o en el paraíso, pero aquí y ahora de momento haz lo que yo te digo… Y ahí se incluye si lo consideran necesario matar y hacer toda la clase de barbaridades que se les ocurran para defender sus creencias… Si lo miramos las nuevas religiones como la economía, dirigidas por personajes revestidos con el ropaje de premios de renombre internacional o de cátedras prestigiosas, hacen lo mismo: Yo sé lo que te conviene y tú haz lo que yo te digo y en el futuro te irá bien… E igualmente llevan a la gente a la guerra por su propio bien, claro que ellos no van… De momento, tanto a las “organizaciones de conocimiento” tradicionales como la más modernas hacen lo mismo, tienen el mismo discurso y buscan los mismos fines, y si lo dudan miren quienes son en última instancia los beneficiados de sus discursos…

Yo también durante muchos años estuve ligado a esta idea del misticismo oriental, de su larga y venerable tradición, hasta que un día caí en la cuenta de lo que esa venerable tradición había hecho por las personas en el país donde más destaca esa tradición: Crear el sistema de castas. Eso es lo que las religiones siempre han buscado en todas partes, en Occidente cuando la Iglesia tenía todo el poder y se vivía bajo la ley de la religión, ¿cual era la vida de su rebaño? Miseria, miseria y miseria… Pertenecían a la tierra, al señor de la tierra y nunca la esperanza de vida fue más baja que en esa época. Eso sí, bienaventurados todos los que… porque tendréis vuestra recompensa en… Ya… Vale… Oído cocina. ¿Tiene sentido? Pues si no lo tiene es que es simplemente una mentira.

El Karma y el sentido que se le da cuando va de la mano de la reencarnación no es más que eso, una creencia que nos tranquiliza y le da sentido a lo que hacemos, que nos da esperanza en un hipotético futuro que será mejor y nos hace dóciles al control de a quién realmente sirve esa idea, evitando que intentemos modificar realmente y profundamente el presente…

Pero cuidado… No digo que las personas que creen en ello y lo practiquen lo hagan con esa idea, que tengan ese objetivo, seguro que creen en ello de buena fe y lo puedo decir porque yo también compartí esa creencia toda mi vida y nunca pretendí el control de nadie, sólo digo que es una creencia que no les ayudará a lo que en última instancia se supone pretende, porque su fin es otro.

Por eso el subtítulo de mi libro Vuelo a la Libertad es o el sinsentido del Karma, porque por lo menos por esta parte no tiene sentido la definición tradicional de la palabra Karma.

En la próxima entrada hablaré del significado y sentido del Karma desde el punto de vista que yo llamo esotérico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *